Una empresa de Valladolid cede una patente para el abastecimiento masivo de filtros en mascarillas

Se trata de la startup “Aenium” ubicada en el polígono industrial de Boecillo

Los problemas de acceso a materiales de protección para hacer frente al COVID19 afectan, al igual que el virus, a todos los países. Empresas tecnológicas reorientan sus procesos de producción con máquinas 3D industriales para intentar paliar este desabastecimiento y una de ellas, Aenium, ha decidido ceder gratuitamente una patente que permite la fabricación masiva de filtros para mascarillas en todo el mundo.

Esta “startup”, ubicada en el polígono industrial de Boecillo en Valladolid y que cuenta con seis ingenieros, se dedica a la fabricación de piezas 3D en metal y plástico para el sector de la defensa, aeroespacial y de energía. Grandes empresas como HP y EOS trabajan con ellos desde hace tiempo, pero ahora en una nueva dirección.

Aenium ha sido capaz de desarrollar una metodología denominada “densidad de energía variable multivolumen” que permite que una sola máquina 3D industrial de sinterizado láser de la empresa EOS -como las que ellos tienen y de la que se calcula que existen alrededor de 1.500 en todo el mundo- pueda crear aproximadamente 3.000 de estos filtros cada día, en concreto los certificados N95, que es el certificado americano y que se encuentra entre el FFP2 y FFP3 europeo.

“Y es una cifra muy conservadora, porque podrían ser muchos más”, ha explicado a la Agencia EFE el director de I+D de Aenium, José Miguel Ampudia, quien sostiene que con todas esas máquinas que están en cada rincón del mundo se podrían producir, en función de su modelo -ya que existen unas más grandes que otras-, unos 200.000 filtros cada día si aplicasen su patente, que está certificada.

Empresas competidoras y colaboradoras de Aenium de Estados Unidos y Europa ya se han puesto en contacto con ellos para obtener esta metodología y proceso que van a distribuir a través de EOS, una empresa global de servicios de ingeniería con presencia en más de 40 países y que trabaja en los sectores estratégicos como energía, industrial y aeroespacial, entre otros.

La única condición para acceder gratuitamente a esta patente es la siguiente: todas las empresas tienen que donar de forma gratuita los filtros que produzcan al sector sanitario, lo que supondría un importante impacto a la hora de contar con material de protección no solo en España, sino en todo el mundo.

Y están dispuestos a ceder esta patente durante tres semanas, aunque alargarían esta cesión durante más tiempo en función de como evolucione la pandemia.El método desarrollado por Aenium se basa en un procedimiento denominado “densidad de energía variable” que aplicado a un nanoporo de polvo plástico/metal con sintetizador de láser selectivo permite crear filtros de seis capas de un milímetro de espesor que después se pueden insertar en mascarillas creadas por máquinas 3D -en las que ya trabaja HP- o incluso en componentes de filtrado de respiradores.

José Miguel Ampudia explica a la Agencia Efe que Aenium ha parado todos sus procesos de investigación que venía desarrollando hasta la irrupción de la pandemia del coronavirus para centrarse en esta metodología que quieren compartir con el resto del mundo para facilitar la llegada de material sanitario a los hospitales.

“Llevamos más de un mes sin facturar nada. Estamos centrados en esto”, declara Ampudia, quien añade que familiares suyos trabajan en el sector socio sanitario luchando frente a frente contra el virus.Y ellos, esta starup de Valladolid de seis ingenieros con capital español, francés y americano, han querido así aportar este granito de arena en forma de filtros para que empresas de todo el mundo puedan fabricarlos y solucionar así el desabastecimiento de materiales de protección.