Los empresarios de Aranda piden ayudas para paliar los daños del confinamiento

Aseguran que la hostelería y el comercio "están desmoralizados" y advierten que que la situación está empezando a afectar también a otras industrias

Castilla y León aísla Aranda de Duero (Burgos) por alta incidencia de covid
Una terraza vacía en una calle de Aranda de DueroPacoSantamariaEFE

Representantes del Ayuntamiento de Aranda de Duero y de distintos sectores empresariales de la localidad han solicitado hoy al consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ayudas económicas para paliar los daños que el confinamiento está causando en el tejido económico de la ciudad.

“El empresariado local está muy desmoralizado y anímicamente desgastado ante una situación que no entendemos”, advierte Roberto Rojo, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Aranda y la Ribera (ASemar), en declaraciones recogidas por Efe, tras reunirse con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Rojo explica que la situación es delicada para la hostelería y la restauración, que han sufrido esta semana una “brutal” caída de la demanda al decretar la Junta de Castilla y León el cierre de la ciudad en pleno período de recuperación de las consecuencias que tuvo el estado de alarma.

Pero, además, el representante empresarial asegura que la situación está empezando a afectar también a otras industrias, debido al protocolo sanitario que obliga a los contactos de un positivo a permanecer 10 días en casa aunque su PCR sea negativa, lo cual está dando ya problemas en las cadenas de producción.

Por todo ello, han pedido al consejero de Fomento ayudas y compensaciones a la seguridad social de los empleados de los negocios afectados por el confinamiento y que se han visto obligados a cesar su actividad al no tener demanda.”Durante el estado de alarma se tuvo que cerrar por fuerza mayor pero había compensaciones, ERTE e indemnizaciones para los autónomos; ahora las ayudas que tiene la Junta no se pueden acoplar a lo que estamos viviendo”, apuntaba.

El sector empresarial y el ayuntamiento arandino han pedido también a la Junta coordinar una campaña de imagen y publicidad “para reponer una imagen que era poderosa, internacional, que nos ha costado 20 años conseguirla y que ahora se ha hundido; la imagen de Aranda y la Ribera del Duero ha salido muy mal parada en estos úlimos días”. Asimismo, han solicitado que les mantenga informados con fluidez de datos “reales” de evolución de la pandemia para entender lo que está pasando, “porque estamos pensando que todo el esfuerzo que hemos realizado para qué se ha hecho, por qué y si realmente ha servido de algo.

Suárez-Quiñones, según fuentes de los empresarios, se ha comprometido a consultar posibles soluciones con las consejerías correspondientes.