“Aumento discreto” de la pandemia en Castilla y León

Puebla de Sanabria (Zamora), Nava de la Asución (Segovia) y El Burgo de Osma (Soria) son las zonas que más preocupan a la Junta, aunque aún no precisan de medidas especiales

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, aseguró que la pandemia en Castilla y León vive un “aumento discreto” en esta semana, al sumar un total de 585 casos positivos de covid confirmados con pruebas PCR, de los que 86 han sido diagnosticados en las últimas 24 horas, con lo que su número actual acumulado es 39.458. A pesar de ello quiso dejar claro que hay que continuar con las medidas de prevención para mejorar la situación epidemiológica de la Comunidad, y confirmó que “vamos a ser muy vigilantes” con la situación, porque “una actuación rápida salva vidas”.

Y es que según aseguró los estudios señalan que si se hubiera actuado una semana antes se hubieran reducido los casos un 62 por ciento en España, y señaló que se pueden poner en marcha todas las medidas posibles, pero “sin la colaboración ciudadana no podemos hacer nada. Si podemos evitar reuniones o tenemos que dejar una Comunión se hace”, añadió, aunque confirmó que “las cifras van en descenso” en muchas ocasiones por la gran labor que están llevando a cabo los profesionales y los rastreadores.

De los 585 casos acumulados, 145 corresponden a Salamanca, 98 a León, 95 a Valladolid, 88 a Burgos, 41 a Palencia, 39 a Ávila y Zamora y siete a Soria. Además, Verónica Casado también lamentó tres nuevos fallecimientos en los hospitales, con lo que la cifra de muertos se sitúa en los 1.457. Asimismo, informó que las nuevas altas hospitalarias son 53, de manera que su acumulado llega a los 9.364 pacientes, y los brotes 191, uno más que en el día de ayer.

La consejera de Sanidad señaló que las zonas de Puebla de Sanabria (Zamora), Nava de la Asunción (Segovia) y El Burgo de Osma (Soria) son las que más preocupan a la Junta de Castilla y León, aunque añadió que “por el momento no precisan de medidas especiales”.

En cuanto a la ocupación hospitalaria Verónica Casado afirmó que el ritmo “va creciendo”, pero declaró que la situación “por el momento no es alta, pero lo que queremos es que no vaya a más, porque ahora mismo el hospital no es el problema, pero no queremos que lo sea”.

Al respecto, señaló que son 324 las personas ingresadas en planta en los hospitales de Castilla y León, la mayoría en los de Salamanca (78) y Valladolid, 38 en el Clínico y 42 en el Río Hortega. En las unidades de críticos, permanecen 43 pacientes, entre ellos nueve en Burgos, seis en Salamanca, nueve en el Clínico y siete en el Río Hortega.

La consejera de Sanidad detalló la situación de la epidemia por zonas básicas de salud, contenida en Ávila, un ligero descenso en León y un aumento en el resto de provincias. Casado afirmó que se sigue con “especial preocupación” las áreas de Puebla de Sanabria (Zamora), Nava de la Asunción (Segovia) y Burgo de Osma (Soria), aunque aseguró que no se estudia su confinamiento, sino el “seguimiento estrecho” de las cuarentenas.

Según la evolución de cada provincia en la última semana, Casado señaló que Ávila se encuentra en “una situación contenida”, con 204 casos en los últimos siete días; Burgos tiene un “ligero aumento de casos”, con 380 declarados en la última semana; León registra “tendencia de descenso”, con 215 casos; El Bierzo una “ligera tendencia ascendente, pero parte de una muy baja incidencia”, con 49 casos en 7 días.

En el caso de Palencia hay una “tendencia ascendente”, con 268 en 7 días; Salamanca “continúa en una situación similar” a la de la semana precedente, con 552 casos en 7 días; Segovia cuenta con una “ligera tendencia ascendente”, con 225 casos en 7 días; Soria una “ligera tendencia ascendente”, con 101 casos; Valladolid oeste una “ligera tendencia descendente” con 272 casos, y Valladolid este una “situación mantenida”, con 511 casos; y Zamora presenta una “tendencia al alza”, con 203 casos en 7 días.

Además, se encuentran activos 191 brotes con 1.457 pacientes vinculados a ellos, de los que 41 están en Burgos, 30 en Salamanca, 23 en Ávila y Palencia, 20 en Valladolid, 18 en Segovia, 15 en Zamora, 12 en Soria y 9 en León.

Residencias

El número de muertes por COVID-19 en estos centros se eleva hasta 1.523, tres más que el pasado viernes. Desde que empezó la pandemia han perecido 823 usuarios en centros sanitarios (tres más que el pasado viernes) y otros 700 en las propias instalaciones de estos espacios. Sin embargo, hay otras 1.105 personas que perdieron la vida con síntomas compatibles con la enfermedad (77 en hospital y 1.028 en la residencia). Así, en estos centros podrían haber fallecido por la pandemia 2.628 personas (900 en hospitales y 1.728 en sus dependencias).

El Ejecutivo precisa que estas residencias dan servicio actualmente a 42.408 personas. El número de positivos confirmados en estos centros asciende a 7.672 (18 más que el lunes), mientras que 7.404 ya han superado la infección (6 más). Sin embargo, 45 siguen aisladas con síntomas compatibles y 382 en aislamiento preventivo sin sintomatología.

En cuanto a los centros propios de la Junta, para mayores y personas con discapacidad, atienden a 2.546 personas; con 23 residentes hospitalizados (1 menos que el sábado), 135 fallecidos por coronavirus y otros 117 que perdieron la vida con síntomas compatibles en total.

En estos centros se han confirmado 652 casos de COVID-19 y han sido dados de alta 647 usuarios que han superado la enfermedad. En estos momentos hay una persona en aislamiento con síntomas compatibles y 118 lo están de forma preventiva.