Castilla y León empieza a vacunar contra la gripe de forma generalizada a toda la población

Una campaña, voluntaria y gratuita, sin fecha límite tampoco, y que recomienda este año la inmunización a todos los profesores y personal de centros educativos

Las personas mayores y dependientes que viven en centros residenciales, con prioridad para aquellos que tengan 75 o más años, fueron los primeros en recibir la vacuna contra la gripe la semana pasada en el inicio de una campaña que, ya de forma generalizada, arranca este martes para el resto de la población.

Una campaña, voluntaria y gratuita, sin fecha límite tampoco, que se anticipa este año para que haya más tiempo y la gente se pueda inmunizar de forma más escalonada y evitar en la medida de lo posible que su pico pueda coincidir con un fuerte repunte de la covid o que en aquellos pacientes con riesgo de complicaciones derivadas de la gripe puedan ver comprometida su evolución clínica.

"Una vacuna más, una gripe menos', es el lema elegido este año por la Consejería de Sanidad que quiere concienciar a la población que vacunarse no es sólo es una vía de protección individual sino que se confirma año tras año como elemento fundamental para el cuidado de la salud colectiva, más aún en la situación actual.

Por ello, la recomendación es que se vacunen todos los usuarios de residencias como las personas que les atiendan y de su entorno, además de los mayores de 60 años, los profesionales sanitarios y otros colectivos esenciales para la comunidad. En este sentido, en esta campaña se extiende la recomendación de vacunarse a cualquier profesor o persona de centros educativos de Castilla y León, y no solo a los docentes de Educación Infantil y guarderías como se indicaba en años anteriores.

“La vacunación te protege a ti, a los tuyos y nos protege a todos, compromiso y solidaridad que es aún más relevante en aquellos colectivos y profesionales que, por cuidados familiares o por su trabajo, están en contacto con los colectivos más vulnerables sanitariamente”, destacaba la consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante la presentación de la campaña de vacunación que, como novedad, incluye también la recomendación de vacunarse a las mujeres durante el puerperio que no habían recibido la vacuna en el embarazo así como a aquellas personas con hipertensión arterial aislada.

Escalonada, con cita previa y colectivos a vacunar

Desde la Consejería de Sanidad explican que para poder vacunarse hay que hacerlo de forma escalonada y siempre mediante cita previa en el correspondiente centro de salud, consultorio local o punto de vacunación habitual. Dicha cita previa, además, estará disponible vía telefónica, llamando al centro de salud correspondiente y también a través de la app ‘Sacyl Conecta’ y en la página web de Salud Castilla y León.

Los profesionales de Atención Primaria tendrán un recordatorio, vía historia clínica, referido al consejo de vacunar a aquellos pacientes que así lo tengan indicado e, incluso, la estrategia de captación prevista indicará la posibilidad de que se realice, especialmente entre la población más mayor y/o vulnerable, una labor de captación proactiva.

Asimismo, para aumentar la captación de pacientes susceptibles de ser vacunados frente a la gripe, la propia receta electrónica incluirá la indicación de vacuna antigripal.

Los farmacéuticos, además, prestarán información individualizada sobre la conveniencia de vacunarse.

En el caso de centros de atención a personas mayores y de asistidos serán los profesionales de Atención Primaria, en colaboración con el personal de esas instituciones, los que se encarguen directamente de la vacunación; asimismo, los pacientes hospitalizados podrán recibir durante su estancia en el hospital la vacuna frente a la gripe, en función de su situación clínica

Los grupos de riesgo sanitario que tienen recomendada la vacuna antigripal son:

  1. 1- Las personas mayores de 60 años
  2. 2- Las personas adultas y los niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas, ya sean pulmonares, cardíacas, renales, hepáticas, oncológicas, neuromusculares graves, diabéticos, hipertensos, inmunodeprimidos, hemofilia y trastornos hemorrágicos crónicos, receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples, fístula de líquido cefalorraquídeo, enfermedad celíaca o enfermedad inflamatoria crónica...
  3. 3- Personas con discapacidad y/o déficit cognitivo -síndrome de Down, demencias...
  4. 4- Pacientes crónicos de cualquier edad institucionalizados
  5. 5- Niños y adolescentes, de entre seis meses y dieciocho años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe
  6. 6- Personas con obesidad mórbida -índice de masa corporal superior a 40-; niños entre los seis meses y los dos años de edad, con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas
  7. 7- Gestantes, en cualquier momento del embarazo y mujeres durante el puerperio, si no se han vacunado durante el embarazo.
  8. 8- Residentes de cualquier edad en instituciones -geriátricos y de asistencia a enfermos crónicos, disminuidos psíquicos...
  9. 9- Trabajadores de centros sanitarios
  10. 10- Personas que puedan transmitir la gripe a pacientes de riesgo: trabajadores de centros asistenciales de mayores, trabajadores sociales de similar dedicación -atención a crónicos-; cuidadores y convivientes con personas de riesgo; estudiantes en prácticas en centros sanitarios; servicios esenciales para la Comunidad: bomberos, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Protección Civil), trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente; y personal de centros educativos en cualquier nivel de enseñanza.

La consejera de Sanidad destaca la importancia de la vacunación entre los profesionales sanitarios y socio sanitarios, además de para protegerse a ellos mismos y a su entorno, como compromiso social y medida preventiva para evitar la transmisión del virus a los pacientes a los que atienden y a los que la enfermedad podría agravar sus patologías previas.

Casi un millón de vacunas

Para la campaña de este año, el Gobierno autonómico dispondrá de cerca de un millón de vacunas, concretamente 978.750, de las cuales 620.000 las ha comprado la Junta por 3,1 millones de euros, y las 358.750 restantes podrían llegar a ser distribuidas por el Ministerio de Sanidad en caso de ser necesarias.

Los tipos de vacuna a utilizar son:

  1. 1- La vacuna tetravalente con alta carga antigénica, destinada a residentes institucionalizados, con prioridad para las personas de 75 o más años;
  2. 2- La vacuna tetravalente, recomendada para personas de hasta 64 años
  3. 3- La vacuna trivalente adyuvada, dirigida mayoritariamente a la población a partir de los 65 años.

En la anterior campaña, se vacunaron frente a la gripe un total de 543.580 castellanos y leoneses, lo que supuso el 22,65 por ciento de la población.

Por grupos de edad, se inmunizaron 45.135 personas de entre 60 y 64 años inclusive (el 26,89 por ciento); 61.514 entre 65 y 69 años (el 42,88 por ciento); 73.438 vacunados con edades entre 70 y 74 años inclusive (el 56 por ciento); y 236.707 personas de 75 años o más años (el 70,88 por ciento).

En cuanto a residentes en centros de personas mayores, el número de vacunados el año pasado fue de 38.189 o, lo que es lo mismo, el 90,29 por ciento de los institucionalizados; por su parte, 5.431 mujeres embarazadas se vacunaron, situando la cobertura vacunal en este grupo de riesgo en el 51,97 por ciento.

El balance provisional de la campaña de 2019 sitúa a Castilla y León como la comunidad autónoma española con un mayor porcentaje de personas vacunadas mayores de 65 años, un 61,07 por ciento.

Los profesionales sanitarios de la Gerencia Regional de Salud, en Atención Primaria, que se vacunaron fueron 3.427 (un 40,35 por ciento), mientras que, por su parte, en el ámbito de la Especializada de Sacyl, el número que se alcanzó fue de 9.660 (el 36,98 por ciento.)

Por su parte, 202 trabajadores de la Gerencia de Emergencias Sanitarias recibieron la vacuna, lo que supone un 61,13 por ciento.

En total, 13.289 profesionales inmunizados o, lo que es lo mismo, el 38,04 por ciento de la plantilla pública sanitaria de la Comunidad

En el ámbito socio sanitario, 5.193 trabajadores de centros de atención a personas mayores se inmunizaron, lo que supone el 28.89 por ciento y, por último, los servicios de prevención de riesgos laborales y mutuas de la Comunidad facilitaron el acceso a la vacunación a 9.431 trabajadores.