La Junta generalizará los test de antígenos en municipios con alta incidencia

Fernández Mañueco ve muy probable que varias provincias bajen de los 400 casos por 100.000 habitantes la próxima semana

Reunión presidida por Fernández Mañueco y con la presencia de Ángel Ibáñez y Francisco Igea, con los alcaldes y presidentes de diputaciones
Reunión presidida por Fernández Mañueco y con la presencia de Ángel Ibáñez y Francisco Igea, con los alcaldes y presidentes de diputacionesJcyl

La Junta de Castilla y León generalizará los test de antígenos de segunda generación en aquellos municipios con alta incidencia, tendencia en aumento y baja trazabilidad. Así lo ha anunciado al presidente Alfonso Fernández Mañueco, durante una nueva reunión telemática con alcaldes de municipios de más de 20.000 habitantes, presidentes de diputaciones y el Consejo Comarcal del Bierzo, donde se han sentado nuevas bases para hacer frente a la pandemia de la Covid-19.

Fernández Mañueco, acompañado del vicepresidente, Francisco Igea, y los consejeros Ángel Ibáñez, Carlos Fernández Carriedo y Juan Carlos Suárez Quiñones, ha presidido esta encuentro, donde se han concretado la coordinación de alivio de las restricciones implantadas el 6 de noviembre a partir de la próxima semana, cuando se prevé que la mayor parte del territorio de Castilla y León cuente con una incidencia acumulada inferior a 400 casos por 100.000 habitantes y es muy probable que varias provincias estén en condiciones de pasar a niveles de menor riesgo.

Durante la reunión, donde se han podido plantear sus dudas, peticiones y propuestas, el presidente autonómico ha explicado los niveles de riesgo establecidos con criterios acordados entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas.

El presidente también ha agradecido la colaboración de las entidades locales y provinciales, a la vez que ha insistido en el apoyo de la Junta, con más de 93 millones de euros, para hacer frente a los gastos sobrevenidos por la crisis sanitaria.

Por otra parte, les ha pedido su colaboración para abordar un plan de apoyo a la hostelería, que debería impulsar el Gobierno de España con la participación de las comunidades y las corporaciones locales en función de su capacidad económica. En este sentido, ha recordado que la Junta de Castilla y León ha aprobado un acuerdo que moviliza 290 millones de euros para ayudar a la hostelería, uno de los sectores más golpeados durante la pandemia.

Por último, ha pedido también a los alcaldes y presidentes de diputaciones que trasmitan a la Junta sus planteamientos para aliviar las restricciones dado la evolución positiva de los contagios y ha abogado por criterios comunes ante las fiestas navideñas.