Quince días más con los centros comerciales, gimnasios e interior de bares y restaurantes cerrados

La Junta levantará otro poco más la mano pero “sin correr riesgos” al permitir desde el viernes que las terrazas puedan abrir hasta las nueve y media de la noche

VALLADOLID, 14/01/2021.- Un cliente se toma un café en la terraza de un bar este jueves en Valladolid. Toda Castilla y León está desde la pasada medianoche y hasta el 26 de enero con medidas más restrictivas para intentar frenar la curva de la tercera ola de la pandemia, con el cierre del interior de bares y restaurantes, de los grandes establecimientos comerciales y de instalaciones deportivas cubiertas. EFE/R. García
VALLADOLID, 14/01/2021.- Un cliente se toma un café en la terraza de un bar este jueves en Valladolid. Toda Castilla y León está desde la pasada medianoche y hasta el 26 de enero con medidas más restrictivas para intentar frenar la curva de la tercera ola de la pandemia, con el cierre del interior de bares y restaurantes, de los grandes establecimientos comerciales y de instalaciones deportivas cubiertas. EFE/R. GarcíaR. GarcíaEFE

Los bares y restaurantes tendrán que esperar quince días más para poder abrir el interior de sus establecimientos, al igual que los centros comerciales, gimnasios y salas de juegos y apuestas tampoco podrán levantar las verjas de sus negocios al menos hasta al 9 de marzo, salvo que el próximo lunes, y en función de la evolución del virus, el Consejo de Gobierno Extraordinario que se va a celebrar a partir de ahora todos los lunes mientras dure la pandemia, decida lo contrario.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha comparecido este mediodía para dar cuenta de las nuevas medidas tomadas por el Gobierno autonómico frente a este virus, y ha avanzado que a partir del próximo viernes se va a levantar un poco más la mano y se permitirá que en las actividades no esenciales, que a día de hoy deben cerrar a las ocho de la tarde, el último cliente podrá entrar en estos establecimientos a las nueve y media de la noche, media hora antes del toque de queda, que sigue establecido a las diez de la noche y hasta las seis de la mañana, para que pueda dar tiempo a la gente a regresar a sus hogares.

De la misma forma, Igea avanzaba que mañana la Consejería de Familia publicará la orden por la que se flexibilizan también las visitas a las residencias de personas mayores, debido a que ya casi el cien por cien de estos centros están inmunizados, salvo algún caso de algunos residentes debido a que han padecido brotes recientes.

El resto de restricciones que están vigentes se mantienen, como es el caso del cierre perimetral de la Comunidad, el límite a cuatro del número máximo de personas no convivientes que pueden reunirse en domicilios o en espacios públicos o el límite a un tercio el aforo permitido en los lugares de culto.

El cierre perimetral, mínimo hasta después de Semana Santa

De hecho, respecto a la posibilidad de levantar el cierre perimetral antes de tiempo, apuntaba que se prevé mantenerlo hasta pasada la Semana Santa, a principios de abril, aunque la medida está en vigor hasta el 9 de mayo, cuando concluye el estado de alarma.

Al respecto, el vicepresidente pedía que “haya un criterio uniforme” también en esa decisión de mantener el cierre perimetral al menos hasta la Semana Santa, y que no haya 17, uno por Comunidad

Igea aseguraba que la situación epidemiológica de la Comunidad sigue siendo complicada y de máximo riesgo a pesar del “constante” descenso de la incidencia acumulada de la covid en las últimas semanas, y que por ello se mantienen la mayoría de las restricciones.

UCI del complejo hospitalario de Salamanca
UCI del complejo hospitalario de SalamancaIcal

Las UCI marcarán la desescalada

Además, y pese a que se están vaciando los hospitales de pacientes covid, sobre todo en planta, el vicepresidente apuntaba que las UCI siguen saturadas, y que estas unidades de críticos marcarán la desescalada que, según Igea, se llevará a cabo también por provincias cuando se empiecen a llevar a cabo.

“El sistema sanitario sigue tensionado y los profesionales sanitarios están agotados por lo que necesitamos camas UCI para poder retomar la actividad hospitalaria y esto será el límite para comenzar la desescalada”, decía el vicepresidente, mientras insistía en que aunque la evolución está siendo buena la situación es de máximo riesgo y apela a la prudencia y a la premisa de que no se correrán riesgos sin un colchón sanitario.

En este sentido, a falta de la actualización de los datos esta tarde, en estos momentos hay 250 personas ingresadas en las UCI por covid, a las que habría que sumar otras cien con otras patologías, cuando el objetivo de la Junta para poder relajar las restricciones es rebajar al 25 por ciento el total de camas disponibles en estas unidades, que son unas 500 contando las expandidas, por lo que hasta que no haya 125 o menos personas hospitalizadas en las UCI -justo la mitad de las que hay ahora- no se empezaría a hablar de desescalada.