Jóvenes de Castilla y León reivindican con un mural en Palencia su rechazo a la proliferación de macrogranjas en la Comunidad

El colectivo advierte de las negativas consecuencias medioambientales

Mural en contra de las macrogranjas de Jóvenes Castilla y León en Palencia
Mural en contra de las macrogranjas de Jóvenes Castilla y León en PalenciaJóvenes Castilla y León

Jóvenes de Castilla y León, Comarcas Vivas y Pisoracas han realizado conjuntamente un mural gigante en Palencia que reza “Stop Macrogranjas en Castilla y León, Futuro Digno”, con el fin de reivindicar la necesidad de poner freno a la proliferación de este tipo de instalaciones en la comunidad autónoma, que generan un gran impacto medioambiental.

Según un comunicado del colectivo, en enero del 2021  Castilla y León se situaba como tercera comunidad autónoma de España a la cabeza de macrogranjas porcinas con más de 550, por detrás de Cataluña y Aragón.

Los colectivos defienden que el auge de las macrogranjas en Castilla y León tiene consecuencias en la destrucción de ecosistemas y la disminución de explotaciones con un modelo productivo ganadero más sostenible. En los últimos diez años, el censo porcino ha crecido en la Comunidad en un millón de animales y, sin embargo, 5.645 explotaciones de menos de 2.500 cerdos han dado de baja su actividad. Por el contrario, se han dado de alta 57 explotaciones de más de 3.500 cerdos.

Jóvenes de Castilla y León manifiesta que “se aprovecha la condición de España Despoblada para atraer negocios nocivos para nuestra zona, que merman la calidad de vida, destruyen ecosistemas, contaminan acuíferos, son perjudiciales para nuestro patrimonio rural y un riesgo para la salud pública. Queremos futuro en Castilla y León, pero un futuro digno”.

Desde Pisoraca se oponen a las macrogranjas “por la experiencia recogida en todas las zonas donde se ha desarrollado este modelo de ganadería industrial, teniendo consecuencias negativas para el medioambiente y los habitantes del entorno, contaminando el aire y sobre todo el agua, acelerando la despoblación e incrementando las enfermedades relacionadas con estas explotaciones”. En contra de las voces que defienden su rentabilidad, la plataforma considera que “la alta concentración de estas explotaciones tan nocivas expulsaría del terreno cualquier otro modelo de negocio, dejando nuestras comarcas sin ninguna posibilidad de desarrollo”.

Las plataformas reclaman que las Administraciones Públicas se comprometan a poner coto a las macrogranjas que “han crecido de manera descontrolada” y suponen un negocio “tremendamente lucrativo para estas empresas”, a costa de consecuencias medioambientales y en detrimento de producciones más sostenibles, del bienestar animal y de la calidad de vida en Castilla y León.