Castilla y León defiende que las cuarentenas para los contactos de un positivo en las aulas sigan los criterios de la población general

El consejero de Sanidad reclama un incremento del ritmo de entrega de las vacunas pediátricas contra el COVID para inmunizar “lo antes posible” al mayor número de alumnos

Centro escolar de Castilla y León
Centro escolar de Castilla y León FOTO: Jcyl

La Junta de Castilla y León aprovechó la celebración de la Conferencia intersectorial de Sanidad, Educación y Universidades para defender que las cuarentenas y los aislamientos para los contactos de un positivo de COVID en las aulas sigan los mismos criterios que con la población en general. Es decir, siete días los no vacunados y los que tengan la pauta completa no deberán hacer cuarentena.

Una postura que trasladaron los consejeros de Educación, Rocío Lucas, y de Sanidad, Alejandro Vázquez, después de que la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta valore la posibilidad de cambios al respecto. En todo caso, deberán ser ratificados por la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud.

Vázquez solicitó que se incremente el ritmo de entrega de las vacunas pediátricas contra el COVID para poder inmunizar “lo antes posible” al mayor número de alumnos de los centros educativos, entre cinco y once años. En este sentido, Rocío Lucas aseguró que cada miembro de la comunidad educativa con la pauta completa hace que los espacios escolares y universitarios sean “más seguros”.

Por su parte, la consejera de Educación aseguró que la Junta no se ha planteado “en ningún momento” modificar el calendario escolar, por lo que los alumnos de la Comunidad volverán a las aulas el próximo día 10 de enero, ni reducir la presencia de alumnos en los centros educativos. “Las decisiones adoptadas por el Ejecutivo autonómico nos han permitido un primer trimestre seguro y presencial, por lo que nuestra comunidad está preparada para seguir así sin tener que implementar medidas adicionales”, sentenció.

No en vano, Lucas recordó que el protocolo de organización y prevención en los centros educativos para el curso escolar 2021-2022 recogía la distancia de seguridad sería de 1,5 metros, igual que el curso anterior, además de mantener todos los desdobles, los refuerzos en limpieza, transporte y comedor, los servicios de rastreo y test de antígenos y los 1.350 docentes contratados a mayores en el primer curso de la pandemia.

Del mismo modo, defendió la vuelta a las aulas en las universidades, que también son espacios seguros gracias al esfuerzo de toda la comunidad universitaria bajo la coordinación de los rectores.