Cada vez más jóvenes acuden al Teléfono de la Esperanza para superar sus miedos

En León, aumentan las llamadas de contenido suicida así como de ente inquieta por su el futuro tras la invasión rusa en Ucrania

El Teléfono de la Esperanza de León organiza jornada de puertas abiertas con motivo del Día de la Escucha
El Teléfono de la Esperanza de León organiza jornada de puertas abiertas con motivo del Día de la Escucha FOTO: CAMPILLO Agencia ICAL

Cada vez son más las personas jóvenes las que, tras la irrupción del coronavirus, utilizan el Teléfono de la Esperanza como herramienta para que les puedan ayudar a superar sus problemas y miedos debido a su situación laboral o a la vuelta de sus estudios a las aulas.

En León, por ejemplo, también han incrementado, pero ligeramente, las llamadas tras la invasión rusa a Ucrania, así como las de contenido suicida, de las que se han registrado este año 61, de las cuales 49 eran personas con pensamiento de suicidio, nueve con crisis suicidas, de personas que ya tienen planeado cómo y cuándo lo van a hacer o ya lo han intentado, y tres con actos suicidas en curso.

Además, a raíz del suicido de la actriz Verónica Forqué, hubo un pico de llamadas que trasladaban su preocupación por personas que se habían intentado suicidar, de modo que la publicación de esa noticia generó un movimiento de ansiedad.

El Teléfono de la Esperanza leonés ha atendido un total de 1.780 llamadas en lo que va de año 2022, de las que la mayoría de ellas se sitúan en una franja de edad de entre 56 y 65 años. Por género, un 36 por ciento de las personas que marcan este teléfono son hombres y el 64 por ciento restante mujeres.

La principal temática de las llamadas registradas desde enero son problemas psicológicos y psiquiátricos, que suponen el 32 por ciento del total e incluye “a personas que llaman por depresión, soledad, problemas mentales o ansiedad”, pero también se trasladan conflictos relacionales o familiares, con un ocho por ciento, mientras que los jurídicos reflejan una cifra “nada relevante”.

Todas estas llamadas son recogidas por 44 voluntarios activos tanto en horario de mañana, como de tarde y de noche, momento en el que “se reciben las llamadas más duras y preocupantes”. Sin embargo, “no hay ninguna hora punta concreta”, de manera que “es una cuestión muy variable y relativa” y “en cada turno sucede una cosa diferente”.

El Teléfono de la Esperanza cuenta con un proyecto en colaboración con el Ayuntamiento de León mediante el que se atiende a la gente mayor, para lo que siete u ocho personas llama a un centenar de personas, al tiempo que desarrollan sesiones presenciales en la sede. Estas llamadas “aumentan cada vez más” y en estos momentos se extiende toda la provincia, donde y se atiende a una quincena de personas.

El Teléfono de la Esperanza de León conmemoró este fin de semana la celebración del Día Internacional de la Escucha con una jornada de puertas abiertas para dar a conocer su labor a través de diferentes actividades, como talleres de pensamiento positivas, dinámicas de la escucha, meditación y salas de sensaciones y un concurso de microrrelatos.

“Somos el recurso más rápido y más eficaz para una cosa puntual, funcionamos las 24 horas del día y, por ejemplo, para alguien que está pensando en suicidarse sería muy traumático comentárselo a alguien de su entorno, sino que necesita decírselo a alguien de forma anónima y nosotros tenemos una preparación para saber cómo tenemos que actuar y ayudar”, destacan.