¿Es “Lo que el viento se llevó” demasiado racista?

La plataforma HBO max retira el clásico de su plataforma por su denigrante representación de la población negra

Fotograma de la película 'Lo que el viento se llevó'.
Fotograma de la película 'Lo que el viento se llevó'.La RazónLa Razón

“Francamente, querida, me importa un bledo”. Así se despedía Rhett Butler, el personaje interpretado por Clark Gable, de la inefable Scarlett O’Hara, (Vivian Leigh) y así parecían contestar todos los fans de la película al hecho de su obvia representación racista de la población negra.

La plataforma de streaming HBO Max parece haber dicho basta, qué sí le importa, que no piensa tolerar películas que favorezcan la desigualdad racial, y ha retirado la película de sus contenidos. La que es la película más taquillera de todos los tiempos, la favorita de Donald Trump (ahora se comprende por qué), ¿podrá sobrevivir a una sociedad que ha comprendido que la igualdad racial es importante?

La película es de 1939 y no eran unos años donde la sensibilidad racial fuera generalizada. Además, representaba los años de la Guerra de Secesión, iniciada en 1961 debido a la negación de los estados del sur de prohibir la esclavitud, así que la población negra estaba doblemente infravalorada en su representación histórica. Las críticas aseguraban que parecía glorificar los bienes de la esclavitud (los protagonistas era sureños) y pintaban a la población de color con estereotipos de vagancia, torpeza y falta de moralidad.

Más allá de que no se puede negar el racismo obvio de aquella época, tampoco es lógico según los estándares morales de hoy día aceptar la marginación y humillación y perpetuarla. “Estas representaciones racistas estaban mal entonces y están mal hoy día, y sentimos que conservando este título en nuestro catálogo sin ninguna explicación y denuncia de sus representaciones sería irresponsable”, señaló la cadena, parte del conglomerado de Warner Bros.

Por tanto, estamos ante el inicio de una batalla moral contra el contenido que las plataformas en streaming está dispuestas a aceptar. Disney, por ejemplo, ya retiró “La canción del sur” también por su evidente carácter racista y puso diferentes etiquetas en películas como “Dumbo” o “Peter Pan” para asegurar que los contenidos de las películas no respondían a las sensibilidades de hoy día. ¿Por qué Disney no ha retirado “Peter Pan” de su catálogo, donde la burla a la cultura nativa americana es brutal y sí lo ha hecho con “Canción del sur”? La respuesta es difícil de contestar, pero el peso cultural de las cintas, así como su retorno económico, parece que tienen algo que ver.

Por eso es importante que “Lo que el viento se llevó” empiece a quedar marcada como película racista, porque esta sí que era una de las películas más conocidas y míticas de la historia del cine. No era una excepción, sino que era la norma que marcó el discurso a seguir. Y es curioso que se castigue a una película que consiguió un Oscar para la primera actriz de color de la historia. En este caso, Hattie McDaniel, que interpretaba a la criada de Scarlett O’Hara venció a su compañera de reparto Olivia de Havilland. Sin embargo, ni los premios son inocentes. En la entrega de los Oscar, McDaniel tuvo que sentarse lejos de la mesa de sus compañeros de reparto por ser de color y todavía estar vigentes las leyes segragacionistas. ¿Los actores decidieron que no irían a la ceremonia si todos sus miembros no se podían sentar en la misma mesa? No, no lo hicieron. ¿Hemos de negar que se vean cualquiera de las películas de aquella época por culpa de una industria que permitía ejemplos de racismo tan extremo? Esa es una buena pregunta, ¿cuántas películas hemos de dejar de ver por culpa de su innegable racismo sistémico? Y si este racismo sistémico continúa hoy día, ¿cuántas películas recientes podríamos retirar definitivamente de cualquier catálogo?

Lo único cierto es que cuando “Parásito”, la película coreana, ganó el pasado premio Oscar, Donal Trump saltó de indignación y aseguró vía tweet, “¿Dónde están nuestras “Lo que el viento se llevó”? Alguien nos la puede devolver”. Trump parece que quiere que vuelva la época en que los actores blancos estaban sentados en otra mesa que los actores negros.

Desde Warner se aseguró que esta retirada es temporal y que la película podrá regresar “cuando se realice una seria discusión de su contenido histórico y se denuncie aquellas representaciones equivocadas”. Es decir, como en “Peter Pan”, se podrá una advertencia previa al público que explique por qué la película representa de forma nociva a la comunidad negra. Es decir, “Lo que el viento se llevó” es más “Peter Pan” que “Canción del sur”.

La retirada de “Lo que el viento se llevó” llega un día después de que el diario “Los Angeles Times” publicara una columna de opinión, firmada por John Ridley, en la que solicitaba la medida porque la historia “glorifica” la esclavitud durante la Guerra de Secesión de EE.UU., “ignora sus horrores y perpetúa los estereotipos más dolorosos para las personas de color”.

“Lo que el viento se llevó” ya fue señalada en su época por activistas como el guionista afroamericano Carlton Moss, quien criticó las estereotipadas caracterizaciones de los personajes negros por ser “perezosos, torpes, irresponsables” y mostrar una “radiante aceptación de la esclavitud”.

La serie de sketches “Little Britain”, uno de los referentes del humor británico de finales de los 90 y principios de los 2000, fue la última víctima en enterrar productos de cultura popular. En este caso, plataformas en streaming que tenían sus derechos, como Netflix, retiraron la serie de Matt Lucas debido a que uno de sus personajes más populares representaba a un hombre negro con la cara pintada. La llamada polémica del “blackface”, hombres blancos disfrazados de negros, llegó a afectar al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, o al cómico Jimmy Fallon.