Unos vecinos de Mataró atrapan al ladrón de una tienda en plena calle

Consiguen retener al delincuente hasta la llegada de una patrulla de los Mossos

En las últimas semanas, varios hechos han demostrado que alguna cosa sucede en la comarca del Maresme en materia de inseguridad. Y el último incidente ha ocurrido en la misma población, Mataró, donde hace menos de un mes se dieron a conocer unas patrullas ciudadanas, formadas por vecinos hartos de robos y delitos.

En esta ocasión, los Mossos d’Esquadra han detenido en la capital de la comarca a un hombre, de 46 años y de nacionalidad marroquí, que acababa de robar la caja registradora de una tienda de ropa en la calle de Palmerola.

Poco después de las 12.00 horas, el hombre ha roto el cristal de la tienda, ha accedido al interior y se ha llevado la caja registradora. Rápidamente, el ladrón se dio a la fuga por la calle.

Ya en el exterior, en esta calle céntrica de la ciudad, unos vecinos han visto al ladrón con la caja registradora y lo han asaltado, pudiendo reducirlo hasta la llegada de los Mossos d’Esquadra, que han podido detener formalmente al hombre. La caja registradora se ha podido recuperar.

El hombre, que es un conocido de la policía, con antecedentes policiales por casi todos los delitos posibles, después de ser detenido ha sido trasladado a un centro médico, ya que presentaba una herida en el brazo. Se lo ha hecho al romper el cristal para acceder a la caja registradora.

El 15 de junio unas decenas de vecinos de Premià de Mar se concentraron delante de una casa “okupada” por jóvenes inmigrantes. Los culpan de diversos robos ocurridos en la población en los días anteriores -que fueron probados-y también de una agresión sexual con autoría desconocida. Los vecinos lanzaron piedras e insultos contra la vivienda, e incluso hirieron levemente a uno de los inquilinos, antes de que fuera escoltado y trasladado por los Mossos junto a sus compañeros hacia paradero desconocido.

Además, y fue el punto de inflexión de esta problemática, el pasado 26 de mayo, Antonio Solana, un vecino de Mataró, camarero de profesión y activista por los derechos de los animales, creó en Facebook el grupo ‘Seguridad vecinal Mataró’ al ver que “los hurtos aumentaban en Mataró” y con el objetivo de “ayudar a la policía”, explica el propio Solana. Poco después, se empezó a plantear la creación de patrullas ciudadanas y, a los tres días, el grupo ya se rebautizó como ‘Patrulla Vecinal Mataró, que ya cuenta con más de 7.300 seguidores en esta red social.

El mismo 29 de mayo, el Ayuntamiento ya emitió un comunicado en el que explicó que “no puede apoyar ninguna movilización vecinal para crear patrullas ciudadanas”. No obstante, los vecinos siguieron organizándose por barrios y saliendo a patrullar por grupos.