Coronavirus

Brodas Bros: «Bailar con mascarilla es estresante»

La compañía de danza urbana llega al Victoria dentro del Festival XXS Cruïlla con el montaje «Around the world», una auténtica fiesta en que unen tecnología, baile y acrobacias

Brodas Bros lleva al Teatre Victòria su viaje tecnológico 'Around The World'
Brodas Bros lleva al Teatre Victòria su espectáculo 'Around The World' TEATRE VICTÒRIA (Foto de ARCHIVO) 09/06/2019 TEATRE VICTÒRIA

La calle estaba atestada de personas, y sin embargo todas respetaban sus distancia de seguridad. Vistos desde fuera, era increíble como parecían responder a una única coreografía. Si uno alargaba el brazo a la izquierda, entonces la persona a su lado, para no sentir que ese extraño se acercaba demasiado, alejaba el hombro y retrasaba la pierna y, a su vez, esto provocaba que la mujer a su lado, adelantase la pierna derecha acelerando el paso e hinchando su pecho. Funcionaban en empujes invisibles, atados a cuerdas que les provocaban extrañas reacciones y Jordi, que los miraba desde el balcón, no podía más que mirar alucinado e imaginar una música alegre y vibrante aque acompañase aquella extraña tensión. «Vaya si no parece esto un espectáculo de los Brodas Bros», gritó, todavía con la mascarilla puesta.

«¿Qué haces?», le preguntó entonces su madre, que acababa de llegar del trabajo. Salió al balcón a darle un beso, pero Jordi se apartó por acto reflejo. Su madre, sorprendida, volvió a intentarlo y otra vez Jordi giró la cara y atrasó el torso, como si ellos también estuviesen conectados con el extraño baile que se producía abajo. «¿Qué haces, dale un beso a tu madre?», dijo inquisitiva ella y se percató por primera vez que su hijo todavía llevaba la mascarilla. Sonrió y le mandó un beso con la mano. Entró dentro y recordó el día, cuando Jordi todavía tenía dos años, en que se pasó 14 horas seguidas en sus brazos.

La nueva normalidad tiene estos extraños efectos y nada como volver al teatro para que la vida nunca nos parezca incómoda o rara. La compañía de hip hop y danza urbana Brodas Bros prosigue su larga historia de amor con la Ciudad Condal y estrenará mundialmente el próximo 24 de julio su nuevo montaje, «Around the world». El Teatro Victòria, dentro del Festival Cruïlla XXS, acogerá un montaje en que la compañía de danza urbana se abandona a los prodigios de la tecnología para crear un espectáculo «robótico» que recopila las «aventuras» acaecidas en sus giras internacionales.

Un viaje tecnológico

Durante tres días, con el aforo limitado y todas las medidas de seguridad sanitaria perfectamente controladas, el Victoria acogerá un espectáculo «que podría resumirse en un viaje muy tecnológico, con influencias de África, Brasil o Los Ángeles», según recordó ayer Lluc Fruitos quien recorrdó que hace año y medio actuaron en Wuhan, lejos todavía de convertirse en el foco de la pandemia de coronavirus que ha cambiado la vida ¿para siempre? «Es un momento muy especial para nosotros porque llevábamos cuatro meses sin bailar y nos estábamos bailando encima», añadió Fruitos.

El montaje se acabó antes del confinamiento y todavía tuvieron tiempo de realizar una serie de bolos de presentación para rodar el espectáculo. El estado de alarma les impidió realizar su ansiado estreno oficial y ahora lo retoman con renovadas energías y ansiosos que su trabajo pueda restablecer la normalidad no sólo a ellos, sino a todos los que los vean. Este estreno coincidirá, además, con el décimo aniversario de su primera actuación en el Victoria, así que la emoción es doble. «Cuando empezamos los ensayos, nos dimos cuenta de que nuestra forma de actuar había cambiado y que dos de los números que habíamos creado antes de la pandemia parecía que los hubiéramos hecho durante el confinamiento, hablando precisamente de ello», señaló Fruitós, que aseguró que no han forzado los paralelismos con la situación actual, pero que simplemente surgen en el inconsciente. Y si les pasa a ellos, también les pasará a los espectadores.

Los Brodas Bros son una compañía integrada principalmente por las dos parejas de hermanos Berta y Clara Pons y Pol y Lluc Fruitos. En esta ocasión vienen acompañados por Marc Carrizo, en una obra en la que danza, acrobacias y música se combinan desde el principio y hasta el final. «Nuestra intención es crear una atmósfera de energía positiva y buen ambiente», recordó Fruitós, que espera que el público pueda dejarse llevar por las espectaculares coreografías y vuelva a crear en la magia, la poesía, la ingravidez de la danza, los movimientos imposibles, y en ese mundo donde todo parecía posible.

Los primeros meses del estado de alarma y el confinamiento fueron duros, encerrados en casa, sin ensayar, pero con la desescalada y la posibilidad de poder reunirse todos otra vez, la ansiedad y las ganas han hecho que éste sea uno de sus montajes preparados con más precisión y cariño. «Podemos decir que llegamos bien para volver a bailar a tope», dijo Fruitós.

Recursos espectaculares

Las coreografías irán acompañadas por una ambientación futurista con «mappings» y proyecciones interactivas, láser y vestuarios de leds para señalar las diferencias entre países y dar mayor sensación de viaje al público. «Nos interesa no repetirnos, poner siempre algo nuevo», recordó Fruitós. En muchas ocasiones sale el tema de la distancia de seguridad. «Tenemos un número que nos lleva a China. Convertimos el escenario en un lugar estresante. Además bailamos con mascarillas y eso lo hace doblemente estresante. Y aún asi hay algo allí que nos ayuda a escapar», concluyó Fruitós.