Cataluña cierra su semana trágica: casi 500 muertes por coronavirus

La comunidad apenas cumple uno de los tres criterios que se ha marcado para comenzar la desescalada

Barceloneses pasean por la Carretera de Sants de Barcelona , cortada hoy domingo al tráficoQuique GarciaEFE

Cataluña encara la pandemia con sensaciones contrapuestas. Si bien presenta cierta mejoría, esta es insuficiente, según sus propios parámetros, para levantar las restricciones que están ahogando a varios sectores económicos, la comparación con Madrid comienza a ser sangrante y ha cerrado la semana con 484 fallecidos. Es decir, a falta de que se conozcan los datos de hoy domingo, esta cifra podría rebasar los 500 muertos en apenas siete días.

Así las cosas, la comunidad ha registrado hasta este domingo 317.569 casos confirmados acumulados de coronavirus -287.270 con una prueba PCR-, 2.008 más que en el recuento del sábado. La cifra de fallecidos total se sitúa en 15.080, 67 más que los registrados el sábado: 9.276 en hospital o centro sociosanitario, 4.283 en residencia, 905 en domicilio y 616 que no son clasificables por falta de información. En cuanto a los pacientes ingresados actualmente, la cifra se sitúa en 2.524, lo que supone un aumento de 58 respecto al último recuento. Un total de 580 pacientes se encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI) -de centros públicos y privados-, 3 menos que en el balance anterior.

La tasa del riesgo de rebrote ha bajado: el sábado alcanzaba un nivel de 517, y 24 horas después está en 476. Queda por debajo de los 500 puntos por primera vez desde mediados de octubre la velocidad de reproducción de la enfermedad (rt), o tasa de contagio, ha bajado a 0,8 y la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 622,79 por cada 100.000 habitantes.

Con estas cifras en la mano, se cumplen uno de los tres criterios de la desescalada marcados por el Departamento de Salud (menos de 300 personas ingresadas en la UCI, menos de 1.000 casos diarios y una velocidad de contagios por debajo de 0,80). La evolución de la segunda ola de la pandemia muestra una tendencia a la baja lenta pero positiva y ya cumple la tasa de contagio tras un nuevo descenso de tres décimas.

El índice de positividad de los tests también a la baja, y ahora por debajo del 10%, a 9,23. Esto significa que de cada 100 tests que se realizan, 9 dan positivo. Cuanto más alta es esta cifra, más positivos hay en la población y más probable es que la pandemia se descontrole. La OMS considera que la Covid está bajo control si el índice es del 5%.

En las residencias de ancianos ha habido hasta ahora 23.559 personas que han dado positivo, de las que 7.069 han muerto y 145 se encuentran actualmente ingresadas.