Puigdemont rescata y publica la declaración de independencia para Sant Jordi

El Consell per la República publicará este viernes la proclamación traducida a diversos idiomas

Puigdemont y miembros del Govern, el día en que se proclamó la DUI
Puigdemont y miembros del Govern, el día en que se proclamó la DUI

El independentismo se ha afanado desde el primer momento por internacionalizar su causa para tratar de derribar a España, pero ha tenido escaso éxito. No obstante, continúa adelante y ahora con una nueva iniciativa para el día de Sant Jordi: Carles Puigdemont y su Consell per la República traducirán a diversos idiomas la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017.

El separatismo declaró la independencia el 27 de octubre, pero quedó sin efecto ya que, de inmediato, el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó el artículo 155 de la Constitución e intervino la autonomía, cesando a todo el Govern y convocando elecciones. El independentismo, desde entonces, ha tratado de rescatar esa DUI: desde algunos sectores se reclama que se publique en el Boletín Oficial del Parlament y, a partir de ahí, iniciar el despliegue de sus efectos.

Lo cierto es que la declaración de independencia, además de quedar sin efectos, fue accidentada. Así, tras la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre, Puigdemont intervino en el Parlament el 10 de octubre para revelar los resultados y proclamar la ruptura con España, pero la dejó en suspenso -entre la proclamación y la suspensión pasaron ocho segundos-. En aquella jornada, todos los medios internacionales sí posaron los ojos sobre Cataluña y el despliegue de corresponsales en la cámara catalana fue inédito, pero se quedaron sin la independencia.

Con esta iniciativa, Puigdemont trata también de dar más proyección al Consell per la República, que se ha convertido en uno de los escollos de las negociaciones entre Esquerra y JxCat para la investidura de Pere Aragonès. Este ente, liderado por el expresident desde Bruselas, aspira a tomar la coordinación del “procés”, pero los republicanos lo rechazan ya que consideran que han ganado en las elecciones y la última palabra en las cuestiones del “procés” debe estar en la presidencia de la Generalitat (Aragonès).

Puigdemont ha lanzado recientemente un DNI (con un valor de entre 6 y 12 euros) para suscribirse al Consell per la República y ha anunciado el impulso de una red de cónsules honorarios para fortalecer la actividad internacional. Con estos pasos, el expresident trata de consolidar una organización que ha estado en cuestión desde que nació en 2018 por el resto de actores importantes del independentismo: Esquerra se ha incorporado aunque con recelos y la CUP y Òmnium no se han involucrado.

Esquerra siempre ha considerado que esta organización tiene un sesgo posconvergente (sus miembros son predominantemente de JxCat) y por ello pretende crear otro ente (un “estado mayor”) que lidere y tome las decisiones importantes para avanzar en el “procés”, aunque de forma más transversal y en la que estén incluidos los partidos y entidades separatistas.

El Consell per la República ha logrado 96.000 inscritos desde que se pusiera en marcha y pagan una cuota. No obstante, el objetivo de Puigdemont era lograr dos millones (todos los votantes de opciones independentistas).