Los empresarios fuerzan a Aragonès a saludar al Rey Felipe VI

El president se ve con el Monarca en un encuentro privado para evitar la fotografía

Thumbnail

Los planes le han salido mal a medias a Pere Aragonès. El president quería evitar una foto con el Rey Felipe VI y lo ha conseguido, pero finalmente, forzado por los empresarios catalanes reunidos en las jornadas del Cercle d’Economía, ha tenido que ir a saludarle en un encuentro privado. Aragonès, eso sí, ha cumplido con su intención inicial y se ha ausentado de la cena inaugural y ha delegado la representación de la Generalitat en la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, una figura muy cercana y de máxima confianza de Oriol Junqueras.

El presidente del Cercle d’Economía, Javier Faus, ha inaugurado la reunión anual de la entidad junto a Aragonès a las 15 horas y, a la conclusión del acto, le ha pedido públicamente que, en el encuentro posterior que iba a tener con empresarios, también saludara al Rey Felipe VI. Aragonès ha evitado estar en el besamanos y ha coincidido con el Monarca después, cuando se ha acercado tanto a él como al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, con quien ha conversado durante tres o cuatro minutos sobre los lazos históricos y económicos que unen a Cataluña y el país asiático.

Según explican algunos de los presentes, el saludo entre Aragonès y el Rey ha sido frío -se ha limitado a un “hola”-, aunque se han hecho una foto junto al presidente de Corea del Sur a petición de la Casa Real. El president, sin embargo, se ha ausentado de la imagen oficial.

Lo cierto es que más allá de simbolismos, las cosas han cambiado en la Generalitat y hay voluntad por rebajar la tensión: a diferencia de lo que ocurría con Quim Torra, ahora el nuevo Govern pretende ir a los actos a pesar de que esté presente el Monarca.

Pero, además del cambio de criterio, también es cierto que los empresarios tenían muchos motivos para forzar el saludo de Aragonès con Felipe VI: el Rey ha llegado acompañado por el presidente de Corea del Sur, que está de visita de Estado con una agenda de marcado carácter económico. Es la primera visita de un jefe de Estado de otro país a Cataluña en muchos años y tiene mucha relevancia por el perfil de país que es (Corea del Sur, país emisor de mucho turista a España y muy avanzado tecnológicamente) y porque es un momento delicado para la economía después del tsunami de la pandemia.

La visita del Rey ha desatado un choque entre Esquerra y JxCat ya que, inicialmente, Aragonès había delegado en el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, la representación del Govern en la cena con el Rey. Sin embargo, Puigneró se echó atrás horas después de la propuesta, desoyendo a Aragonès, y rechazó ir a la cena. El vicepresidente alegó temas de agenda.

Colau

Colau también se ha ausentado del besamanos y ha rechazado recibirle a las puertas del Hotel W, donde se están celebrando las jornadas del Cercle d’Economía. Sin embargo, sí ha estado en la foto oficial y se ha quedado a la cena.