Puigdemont dinamita la mesa y Aragonès deja a JxCat fuera de la reunión de mañana

El presidente de la Generalitat reivindica que mañana hablará con el Gobierno de autodeterminación y amnistía

El ex presidente catalán Carles Puigdemont, durante la reunión de Junts per Catalunya hoy martes en Bruselas, en preparación del inicio del curso político.
El ex presidente catalán Carles Puigdemont, durante la reunión de Junts per Catalunya hoy martes en Bruselas, en preparación del inicio del curso político.STEPHANIE LECOCQEFE

El nuevo Govern de Esquerra y JxCat había aguantado 100 días (cumplidos el primero de septiembre) sin prácticamente tensiones destacables, pero el aeropuerto de El Prat y la mesa de diálogo, dos cuestiones de enjundia, han alterado todo. La ampliación de la infraestructura afloró las divergencias entre ambos socios de Govern y el foro de negociación ha causado un dura colisión entre republicanos y posconvergentes que recuerda los momentos más agitados de la pasada legislatura con Quim Torra. En este caso, ha sido el partido de Carles Puigdemont quien ha dinamitado la mesa con el nombramiento de tres miembros ajenos al Govern, en un desafío a Esquerra, y el president ha respondido dejando fuera a JxCat de la mesa de diálogo.

Aragonès había exigido que solo formarán parte de la delegación de la Generalitat miembros del Govern. JxCat ha propuesto a dos expresos (Jordi Sánchez y Jordi Turull) y a la portavoz en el Congreso, Miriam Nogueras. El único componente del Govern era el vicepresidente, Jordi Puigneró. Aragonès ha dejado la puerta abierta a que JxCat rectifique y elija a consellers para estar mañana en la mesa de diálogo, que se celebrará en el Palau de la Generalitat. “Tienen que ser miembros del Govern quienes representen al Govern”, ha dicho Aragonès, en una comparecencia de urgencia y excepcional.

JxCat ha aducido que en el documento acordado en el Govern con ERC no concretaba que tuvieran que ser miembros del ejecutivo. Lo cierto es que Aragonès, con actos y de forma verbal, ha ido insistiendo en los últimos meses en que debían ser consellers. De hecho, desterró toda posibilidad de que participara Oriol Junqueras, por ejemplo, cuando se especuló con que participara en la mesa tras el indulto. El president ha reconocido que estaba escrito, pero ha pedido “responsabilidad” y decisiones que “fortalezcan” al Govern.

Este choque podría también dinamitar el Govern de Aragonès, aunque el president ha dicho que tiene toda la “confianza” en todos los consellers. Es decir, descarta expulsar del ejecutivo a JxCat y gobernar en minoría.

Asimismo, el presidente de la Generalitat ha reivindicado que ha conseguido situar en el orden del día la autodeterminación y la amnistía. “Se hablará de nuestra propuesta, de la amnistía y autodeterminación. No pienso desaprovechar esta oportunidad histórica”, ha afirmado, en referencia a que el Gobierno “admite el conflicto político” por primera vez en la historia. De cara a mañana, ha dicho que se tienen que sentar las bases de cómo será la negociación.

Aragonès también ha explicado que tanto él como Pedro Sánchez encabezarán las respectivas delegaciones y que se reunirán previamente. En este sentido, ha asegurado que la reunión se hará con los tres miembros nombrados por Esquerra y con los que decida el Gobierno. El ejecutivo español había designado a seis ministros de PSOE y Podemos, pero, teniendo en cuenta el equipo de la Generalitat, podría replantearse quién va.