La Generalitat ningunea a los Mossos y no acusa a 7 manifestantes que los agredieron

Los incidentes tuvieron lugar en la investidura fallida de Carles Puigdemont

Dos de los siete manifestantes independentistas acusados de agredir a varios mossos en los incidentes desatados junto al Parlament por la fallida investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, en enero de 2018, a su llegada a la Audiencia de Barcelona donde hoy se les juzga por dichos hechos. EFE/Marta Pérez
Dos de los siete manifestantes independentistas acusados de agredir a varios mossos en los incidentes desatados junto al Parlament por la fallida investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, en enero de 2018, a su llegada a la Audiencia de Barcelona donde hoy se les juzga por dichos hechos. EFE/Marta Pérez FOTO: Marta Pérez EFE

La Generalitat se ha retirado como acusación particular de la causa por la que este jueves se juzga a siete manifestantes acusados de presuntos desórdenes, atentado y lesiones a mossos en la protesta por la investidura fallida de Carles Puigdemont.

El abogado de la Generalitat lo ha anunciado al tribunal durante el trámite de cuestiones previas, al inicio del juicio que empieza este jueves en la Audiencia de Barcelona y que está previsto que dure cinco jornadas más.

Ha explicado que retiran la acusación por orden de la conselleria de Interior, que estaba personada en representación de los agentes que denunciaron lesiones: “El criterio determinante de nuestra actuación era la existencia de lesiones y en este momento no se puede determinar su autoría”.

Los altercados tuvieron lugar en enero de 2018 en las inmediaciones del Parlament por la investidura fallida de Carles Puigdemont como presidente catalán.

Tal como ha manifestado el letrado al tribunal de la Audiencia de Barcelona que juzga este jueves a los siete imputados, para quienes la Fiscalía solicita tres años de prisión, en un inicio Interior instó a que se personaran al creer que durante el procedimiento se podría esclarecer quién atentó contra los mossos, pero finalmente han optado por retirase tras constatar que “no es posible determinar el autor concreto de cada una de las lesiones”.

En cuanto al delito de desórdenes públicos, ha agregado, se trata de “bienes jurídicos de carácter colectivo perfectamente defendidos por el Ministerio Fiscal” y por el letrado particular de uno de los agentes perjudicados.

Por su parte, consultados por el tribunal, todos los mossos lesionados han pedido personarse en la causa, a excepción de uno.

El cambio de parecer del Govern se produce después de que anunciara que revisaría una treintena de causas contra manifestantes para dirimir si mantiene o no su acusación, y que se retiraría de aquellas en las que no se hayan podido acreditar lesiones a los mossos o al autor de las mismas, de manera que no se personaría en procesos solo por desórdenes públicos.

El titular de Interior, Joan Ignasi Elena, ya había avanzado que aplicaría un criterio “distinto” al de “etapas anteriores”, de forma que la Generalitat se personaría en casos con agentes de los Mossos con lesiones acreditadas y no por desórdenes públicos, tal como pactó ERC con la CUP para que prosperase la investidura del presidente Pere Aragonès.

Los hechos por los que están acusados los siete manifestantes ocurrieron la tarde del 30 de enero de 2018 en el Parc de la Ciutadella, donde se encuentra el Parlamento de Cataluña, durante los incidentes que se produjeron en una concentración contra la investidura fallida de Carles Puigdemont.

Entre los procesados se encuentra el hijo de Carles Mora, exalcalde de Arenys de Munt (Barcelona) que realizó la primera consulta soberanista de Cataluña. EFE