Vídeos para denunciar a una discoteca de Sabadell: “Me ataron con bridas y me dieron golpes y patadas por todo el cuerpo”

Los Mossos investigan una presunta agresión a un joven en el local Waka

La discoteca Waka, en Sabadell
La discoteca Waka, en Sabadell FOTO: Google

El joven, de 24 años y de Barcelona, denuncia que el sábado pasado por la noche estaba haciendo cola para entrar en la discoteca Waka de Sabadell. Delante suyo tenía un grupo de jóvenes que, según él, estaban causando molestias y a los que los porteros de seguridad querían echar. No es ni mucho menos la primera ocasión en la que sucede un hecho de este tipo en este local de ocio nocturno.

Cree que uno de los porteros le confundió con uno de los integrantes del grupo y le empujó. Reconoce que se “rebotó” y en ese momento es cuando aparecieron cinco controladores más de seguridad. “Me ataron con bridas las manos y los pies y me dieron patadas y puñetazos por todo el cuerpo”, explica.

El resultado es una fractura en la mano, que quizás le tendrán que operar, y contusiones y heridas en la espalda, rodillas, cara y ojos. “Siento rabia e impotencia, afirma el joven.

Sin embargo, fuentes cercanas a la discoteca afirman que el joven estaba causando molestias y empujando al resto de clientes que hacía cola y que en un primer momento se le llamó la atención. Le denegaron el acceso a la discoteca y fue entonces cuando empezó la disputa.

Según Joaquim Boadas, secretario general de la patronal del ocio nocturno FECASARM, fue el joven el primero que agredió a uno de los porteros, causándole hematomas por la cara y el cuerpo. Le retuvieron porque estaba “desbocado y agresivo”.

Pero Marc añade que “salí de la discoteca de Sabadell, cuatro o cinco porteros se me echaron encima, me ataron con bridas y me han roto la mano”. La prueba son varios vídeos en los que se ve cómo el joven está en el suelo inmovilizado y se aprecia cómo uno de ellos le da una patada en el estómago. Marc, de 24 años, no tenía fuerzas para levantarse. Aturdido y totalmente magullado, su cabeza fue la que se llevó la peor parte.

Pero en esta discoteca no es la primera vez que ocurren estos hechos. Hace apenas un mes varios vigilantes agredieron a un joven magrebí para impedirle la entrada. Y la semana pasada hubo un apuñalamiento entre clientes. Los Mossos investigan las imágenes que les ha proporcionado Marc aunque por el momento no hay ningún detenido.