Hallan 17 perros mal alimentados, en condiciones insalubres, con agua sucia e insectos

La Guardia Civil detiene por maltrato a animales al propietario de la finca en Tarragona

Investigan a un vecino de L'Aldea (Tarragona) por un presunto delito de maltrato animal a 17 perros de caza en una finca del municipio.
GUARDIA CIVIL
03/01/2022
Investigan a un vecino de L'Aldea (Tarragona) por un presunto delito de maltrato animal a 17 perros de caza en una finca del municipio. GUARDIA CIVIL 03/01/2022 FOTO: GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil investiga a un vecino de L’Aldea (Tarragona) por un presunto delito de maltrato animal contra 17 perros de caza que tenía “en condiciones insalubres”.

La finca “no cumplía los niveles mínimos exigidos para el bienestar de los animales, con alimentación insuficiente e inadecuada, escasez de agua, sucia y con insectos”, y algunos perros necesitaban atención veterinaria urgente, ha explicado la Guardia Civil en un comunicado este lunes.

Tras un primer aviso, el hombre se comprometió a mejorar las condiciones de los animales pero, en una segunda inspección, la Guardia Civil llevó los perros a una protectora del municipio.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Tortosa y del Destacamento del DEPRONA del Delta de l’Ebre, han tomado declaración como investigado a un vecino de l’Aldea, como autor de varios delitos de maltrato animal, al haber desatendido a lo largo del tiempo animales de su propiedad, alguno de ellos incluso necesitó atención veterinaria urgente.

Los hechos se remontan al pasado verano, cuando los agentes del SEPRONA tuvieron conocimiento de la existencia de cierta cantidad de perros de caza que se encontraban en condiciones insalubres en una finca particular de este término municipal.

Una vez localizada la finca se descubrió una instalación, que albergaba hasta 17 perros de caza, que no cumplía los niveles mínimos exigidos para el bienestar de los animales, con alimentación insuficiente e inadecuada, escasez de agua, sucia y con insectos, además careciendo de elementos de protección ante inclemencias meteorológicas.

Tras localizar al propietario y mantener una entrevista, se le informo sobre la situación de los animales, ofreciéndole la posibilidad de cesión de los mismos a alguna protectora para procurarles acogida, adopción o por lo contrario, comprometerse a subsanar las deficiencias que presentaban tanto los animales como las instalaciones que los acogía.

Tras dejar pasar un tiempo prudencial al propietario para la subsanación de las deficiencias, a principio de semana, se realizó nueva inspección.

comprobando como continuaban en la misma situación, tanto los animales, como las instalaciones, apreciando la falta de alguno de ellos; procediendo en ese instante a la toma de declaración en calidad de investigado al dueño de los canes por un presunto delito de maltrato animal, siendo trasladados los 17 cánidos afectados a una protectora de animales concertada con el Ayuntamiento de l’Aldea, donde quedaron depositados a disposición judicial.