El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena: “Antes muero que tapar la corrupción”

Admite que cambió la cúpula de Mossos sin avisar a Junts

El conseller de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena. Kike Rincón / Europa Press
El conseller de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena. Kike Rincón / Europa Press FOTO: Kike Rincón Europa Press

El conseller de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena, ha revelado este lunes que renovó la cúpula de Mossos sin avisar a Junts, al considerar que esa decisión formaba parte de sus facultades al frente del departamento, y que ha ofrecido al mayor cesado de los Mossos Josep Lluís Trapero un puesto de “análisis” dentro del cuerpo.

En una entrevista en Rac1, ha afirmado que cuando asumió el cargo como conseller no tenía en mente sustituir a Trapero, sino que tomó la decisión tras una ronda de conversaciones con mandos de Mossos para tomarle “el pulso” al cuerpo.

“Era bueno incorporar una persona que tuviera más orientación hacia temas territoriales”, ha defendido sobre el nombramiento del nuevo mayor, Josep Maria Estela, quien antes fue jefe de la región policial del Camp de Tarragona.

Según ha explicado Elena, Interior ha trasladado un documento a Trapero con las labores que creen “que tendría que hacer” --sobre análisis y riesgos de futuro-- y él ha pedido unos días para examinarlo antes de reincorporarse el día 25.

También ha negado que la destitución tuviera que ver con una supuesta negativa de Trapero a ponerle un escolta al líder de ERC, Oriol Junqueras, una cuestión que se decide “desde la comisaría de información” y la Dirección General de Policía.

Elena ha dicho que no le “consta” que el intendente y ex jefe de investigación criminal Toni Rodríguez se encontrara con injerencias en investigaciones que afectaban al entonces conseller Miquel Buch y a la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs, y que, en todo caso, los Mossos y la Conselleria investigarán cualquier denuncia.

Ha asegurado que no hay ninguna investigación en riesgo y que el traslado de intendentes y comisarios a otros destinos en el territorio --como ha ocurrido con Rodríguez, destinado a Rubí (Barcelona)-- es algo habitual: “Por trayectoria personal, antes me muero, se lo digo con sinceridad, que tapar la corrupción”.

También ha explicado que quiere comparecer ante el Parlament para dar explicaciones sobre estos relevos “cuanto antes mejor”, después de que así lo pidieran los grupos de la oposición.

Elena defendió recientemente sus cambios en la cúpula de Mossos d’Esquadra porque forma parte de sus competencias, y ante las críticas por la reestructuración de la dirección del cuerpo ha sostenido que “cambiar no es purgar”.

Y es que la política catalana ha arrancado el nuevo año con un tema que es muy recurrente que se convierta en polémica: los Mossos d’Esquadra. La conselleria de Interior anunció hace unas semanas un cambio de máxima relevancia como es la sustitución del mayor Josep Lluís Trapero por Josep Maria Estela y el lunes informó de 31 nuevos nombramientos, movimientos que han disparado las alarmas en la oposición y ya lo tildan de “purga”. Asimismo, todos los partidos piden con mayor o menor vehemencia la comparecencia del conseller.

“Los cambios que se hacen en la dirección de Mossos d’Esquadra, y en particular su máximo responsable, son una competencia y una prerrogativa del conseller”, ha dicho en rueda de prensa al preguntársele por los cambios en el cuerpo tras la llegada de Estela como comisario jefe en sustitución de Trapero.

Ha afirmado que como conseller tiene un proyecto para la policía y que es su “responsabilidad decidir cuáles son las personas más adecuadas para tirarlo adelante”, y ha señalado que todos o casi todos los que le han precedido en el cargo han elegido un comisario jefe para los Mossos.

“Yo tomé una primera decisión, que el máximo responsable no fuera solo uno, efectivamente hay uno pero hay una jefatura de cuatro personas, paritaria y coral”, y ha defendido su voluntad de trabajar más allá de una sola persona y como equipo humano.