Cataluña y Aragón acercan posturas con la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno

Un preacuerdo apunta el posible reparto de las disciplinas entre ambos territorios, aunque el Gobierno de Lambán insiste en pedir “igualdad” y niega que el pacto esté listo

El primer secretario del PSC, Salvador Illa, el exalcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco
El primer secretario del PSC, Salvador Illa, el exalcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco FOTO: David Zorrakino Europa Press

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 van camino de convertirse en uno de los seriales políticos y sociales de la década. Cataluña y Aragón han acercado posturas para la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, aunque nunca sin abandonar la polémica. Tras varias reuniones –la última esta semana– con el COE y las administraciones implicadas, la noticia ha saltado a última hora, cuando «La Vanguardia» ha avanzado un preacuerdo entre Cataluña y Aragon de carácter técnico que se presentaría el lunes y que incluye el reparto de disciplinas que acogería cada comunidad. En contraste con la Generalitat, el Gobierno de Aragón ha negado el pacto inminente, ha expresado su voluntad y disposición para que la competición se celebre en el Pirineo pero exige igualdad de condiciones.

El borrador filtrado señala que Cataluña organizaría disciplinas como el esquí alpino, descenso, snowboard, freestyle y esquí de montaña, además del hockey sobre hielo en el Palau Sant Jordi de Barcelona; mientras que en Aragón se llevaría a cabo el biatlón, el esquí de fondo, el patinaje artístico o el curling, y otras pruebas se celebrarían fuera de España.

También se baraja la posibilidad de que la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno se celebre en Barcelona y que la de clausura tenga lugar en Zaragoza, aunque es una cuestión que debe acabar de debatirse, así como cuál será el nombre final de la candidatura de estos Juegos.

La respuesta de Aragón ha llegado poco después: «No hay ninguna garantía de que la candidatura se vaya a plantear en condiciones de igualdad. En tanto no estén claros todos los aspectos de la candidatura, Aragón no dará su visto bueno. La desconfianza respecto a todos los demás interlocutores es absoluta». Advierte, además, de que en caso de discrepancia, Aragón planteará su propia alternativa e insiste en que la propuesta con Cataluña es «una candidatura de España» pero no la apoyará «si no queda a salvo y fortalecido el interés de la Comunidad».

Sea como fuere y pese a la disparidad de versiones, fue el propio presidente del COE, Alejandro Blanco, quien explicó en unas jornadas organizadas por el PSC que ambas administraciones se habían sentado a negociar en las últimas semanas junto al Gobierno central. Un acercamiento tras la polémica desatada por la Generalitat y su intención de marginar a Aragón acaparando más espacios de protagonismo en la candidatura.

De hecho, el presidente del COE ha basado gran parte de su discurso en pedir «unanimidad y entendimiento»–nuestra seña de identidad no debe ser «la nieve ni el hielo», sino «los valores, el entendimiento, el respeto y el diálogo»– y en advertir de que el Comité Olímpico Internacional no admitirá ningún desliz en este sentido. «Si somos capaces, en un momento de confusión y enfrentamiento, de tener una idea común y trabajar todos en pos de esa idea, recorriendo el camino en común, entonces hemos ganado la candidatura, tenemos muchas opciones», reiteró.

Un aviso a la Generalitat, con quien dijo que los contactos siguen y las reuniones avanzan entre el Govern de Pere Aragonès, el Ejecutivo de Aragón de Javier Lambán y la Moncloa. «Ante el COI tenemos que plantear las cosas con unanimidad», ha zanjado tras advertir que todas las miradas del organismo ya están puestas en Cataluña y Aragón.

Por su parte, el ministro de Cultura y Deporte Miquel Iceta ha cerrado las jornadas socialistas organizadas por su partido sobre los JJOO de Invierno y ha pedido «prudencia» ante el avance de las negociaciones. «Ganaremos si la candidatura es un espacio de cooperación; perderemos si la candidatura es un espacio de confrontación territorial o política», ha asegurado tras reclamar también un «proyecto solvente» y «unidad institucional» en torno a la candidatura.

Iceta también incorporó otra idea en una entrevista previa: aseguró que no ve «necesaria» una consulta sobre la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno Pirineos-Barcelona 2030 como tiene prevista la Generalitat. La pregunta y las comarcas en las que se tiene que celebrar son los motivos de disputa hasta ahora.