“Los trabajadores muriendo, los pijos de fiesta", pintadas en el colegio mayor de Valencia donde se originó el brote que cerró la Universidad Politécnica

El colegio mayor mantiene aislados en sus habitaciones a medio centenar de estudiantes

El colegio mayor Galileo Galilei de Valencia ha aparecido este martes con pintadas contra los universitarios que participaron en una fiesta en la azotea del centro el pasado 26 de septiembre y que fue el origen de un brote con más de 160 casos positivos de covid-19 en varias universidades.

En la fachada del colegio mayor, una institución privada asentada en el campus de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), han aparecido pintadas con lemas como “Fuera pijos de la universidad”, “Los trabajadores muriendo, los pijos de fiesta”, “Picassari y Mora, dimisión” y “Fuera Galileo de la UPV”.

El colegio mayor mantiene aislados en sus habitaciones a medio centenar de estudiantes que han dado positivo en una nueva PCR realizada tras concluir este martes el confinamiento decretado tras el brote de covid-19, según han informado a EFE fuentes del Galileo Galilei.

De los 131 positivos que tenía el colegio mayor, menos de la mitad ha dado resultado positivo en la última PCR y el resto negativo y, aunque son asintomáticos y la carga viral es baja, continuarán al menos hasta este miércoles en sus habitaciones, según las mismas fuentes.

Los estudiantes que han dado negativo en esta última prueba ya pueden abandonar el confinamiento y salir de las instalaciones, una medida que se ha comunicado a las familias.

Para el resto, el colegio tomará una decisión en las próximas horas puesto que ha terminado el periodo de cuarentena y la comunicará a la Conselleria de Sanidad, que en principio no adoptará más restricciones para los alumnos del centro, han indicado a EFE fuentes de este departamento.

“Según la Generalitat, hoy ya podrían salir, pero el colegio, por responsabilidad, mantiene a los que siguen dando positivo en sus habitaciones”, han explicado fuentes del colegio mayor, que añaden que quieren actuar “con la máxima prudencia”.

El colegio ha limpiado las pintadas y ha evitado pronunciarse al respecto para no entrar en la provocación, según han comentado. Fuentes de la UPV también han indicado que no iban a emitir ninguna declaración sobre las pintadas.

Precisamente, para este miércoles el sindicato Estudiantes en Lucha ha convocado una concentración a las 14 horas frente al colegio mayor para pedir la dimisión de los “culpables”.

Varios residentes del colegio mayor han señalado a EFE-TV que las pintadas “meten a todos -los estudiantes- en el mismo saco” sin conocerlos, y uno de ellos ha argumentado que ha tenido que estar confinado “sin tener culpa” porque ni siquiera se encontraba en la residencia cuando se hizo la fiesta.

Este estudiante ha añadido que quizá ahora “se lo pensarán dos veces” para hacer una fiesta, y si la organizan, piensa que será en un lugar más abierto, y otra residente ha afirmado que el colegio no debería haber permitido la fiesta universitaria.

Respecto a la investigación abierta por el colegio sobre la fiesta que dio origen al brote, continúa la colaboración con la Policía, que está recabando información sobre lo ocurrido.

Sobre esta cuestión, fuentes de la Conselleria de Justicia han informado a EFE de que hasta el momento la Policía Autonómica ha estado visionando los vídeos de la fiesta, identificando a sus participantes y tomando declaración a los responsables y personal del colegio mayor.

Ahora, según las fuentes, comenzarán a hablar con los estudiantes, que han permanecido hasta este martes en cuarentena, y durante esta semana se espera avanzar en la investigación policial.