Inversiones erróneas, la historia del Corredor Mediterráneo

Ferrmed advierte de que el avance del ferrocarril en la Unión Europea está estancado desde hace 16 años

Valencia acogió un acto en defensa del Corredor Mediterráneo organizado por AVE
Valencia acogió un acto en defensa del Corredor Mediterráneo organizado por AVEServicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS- ROBER SOLSONA

«En España se tiene que invertir en el Corredor Mediterráneo de la costa, desde la frontera hasta Andalucía, en el Corredor del Ebro y en la parte norte del Corredor Atlántico, desde Madrid hasta la frontera francesa y en algunas secciones de la parte sur de este Corredor».

Estas son las conclusiones preliminares del «Estudio de tráficos y de optimización del reparto modal en los principales corredores de la red central europea» presentadas por Ferrmed, la asociación sin ánimo de lucro constituida por la defensa del Corredor Mediterráneo.

El documento advierte de que la UE está en una situación «dramática» desde un punto de vista medioambiental y de la optimización de los costes de transporte, porque el ferrocarril apenas ha progresado. «Desde hace 16 años, la situación está estancada sobre el 18 por ciento y es imposible que en diez años se pueda pasar al 30 por ciento -y aún menos en algunos estados miembros como España-, donde la cuota del ferrocarril es del 4 por ciento». La última conclusión tira por tierra la labor de los Gobiernos de las últimas cuatro legislaturas. «En la UE los objetivos de la red de transporte no se alcanzan porque llevan 16 años invirtiendo de manera equivocada».

Este estudio se realiza con la recomendación de la Unión Europea (UE) con el objetivo de facilitar el establecimiento de las prioridades de actuación en cada estado miembro de la UE, «así como ser una herramienta fundamental en la revisión del Reglamento TEN-T prevista por la Comisión Europea para el año 2021».

Ferrmed explica que el Estudio es fundamental para poder lograr los objetivos del Acuerdo Verde Europeo y del Libro Blanco del Transporte especificados por la Comisión Europea (CE).

El análisis se está realizando en dos fases. En la primera se va a determinar el tráfico terrestre por carretera, ferrocarril y barcaza para identificar dónde está el tráfico más importante, tanto en el ámbito de toda la UE, de cada uno de sus Estados miembros y también de cada uno de los nuevos corredores principales definidos por la CE. «Esto permitirá definir donde se concentra el 65 por ciento del volumen del transporte terrestre».

En la segunda fase se especificarán las acciones que deben llevarse a cabo en la red ferroviaria para absorver estos tráficos poniendo especial atención en resolver los cuellos de botella o en la adquisición de trenes más largos para conseguir que el año 2030, el 30 por ciento del tráfico de mercaderías terrestre vaya por ferrocarril. Este análisis contará con el correspondiente plan de viabilidad socioeconómico y medioambiental y estará acabado a finales de 2021.