Tres funcionarios de prisiones, contagiados en el brote de Picassent

El sindicato Acaip-UGT reclama la suspensión de traslados de entrada y salida de internos, así como la suspensión de permisos de salida de internos

El sindicato Acaip-UGT ha informado de que tres funcionarios de prisiones de la cárcel de Picassent han dado positivo en el test por coronavirus a causa del brote identificado en este centro, y han acusado de negligencia en la gestión del problema a Aspy, “la empresa contratada por la Administración penitenciaria, que ha podido poner en riesgo a más trabajadores”.

”Aunque en un principio del brote nadie quería hacerse cargo de las pruebas a los funcionarios que habían estado en contacto con esos internos”, señala en una nota UGT, “tras la denuncia de Acaip-UGT se hicieron gestiones desde el centro penitenciario ante las autoridades de salud pública, y finalmente se consiguió que se hicieran test a 11 trabajadores del centro, aunque se debería haber hecho a alguno más”.

“La empresa contratada por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para el seguimiento de contactos (Aspy) ha actuado de forma negligente, ya que en ningún momento ha prescrito que se les hiciera prueba alguna, no ha rastreado sus posibles contactos laborales y, en las llamadas realizadas a esos trabajadores, han demostrado un total desconocimiento de la actividad que se realiza en un centro penitenciario”, critica el comunicado sindical.

En su opinión, esa empresa ha “tratado de echar la culpa de la situación a los propios trabajadores afectados. De haber hecho caso a lo indicado por Aspy, el número de trabajadores afectados sería, sin duda alguna, superior”, y por ello el sindicato reclama desde “hace meses” la rescisión de ese contrato, “ya que literalmente es tirar el dinero”.

El sindicato reclama la suspensión de todas las actividades del centro en las que participen internos de más de un departamento; la suspensión de traslados de entrada y salida de internos, así como la suspensión de permisos de salida de internos. “Esta petición es la única aceptada por el centro penitenciario, que ha solicitado autorización para ello a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias”, dicen.

“Pese a la gravedad del brote, pese a que se siguen detectando más positivos asintomáticos entre internos que regresan de permiso, pese a que el presunto origen de este brote estaba en un interno que había regresado tras una salida, a fecha de hoy aún no se ha recibido respuesta a esa petición (alguien debe pensar que el tema no es urgente, o no reviste gravedad)”, critican.

Asimismo, anuncian que este miércoles han solicitado que se inicien “los trámites administrativos oportunos” para que se reconozca como accidente en acto de servicio el contagio de sus compañeros.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han explicado a EFE que la empresa citada depende de Muface, aseguradora para todos los funcionarios, y han añadido que la posible consideración como accidente en servicio del contagio excede sus competencias.

Además, han insistido en que el brote está controlado, se han hecho 108 PCR a presos que podían estar contagiados, se ha identificado a 56, que son asintomáticos salvo en dos casos leves, y se ha aislado a esos internos.

Esos son los únicos a quienes está vedada la salida en permisos o traslados, en razón de la cuarentena, mientras que el resto no se tiene que ver afectado y, en todo caso, sus salidas de permiso dependen de los jueces de vigilancia penitenciaria, han explicado también. Por otro lado, las mismas fuentes han señalado que cuando un interno sale de permiso se compromete a estar diez días en aislamiento preventivo.

En cuanto a las PCR a los funcionarios que pudieron verse contagiados, Instituciones Penitenciarias señala que, aunque la situación en la que se ven funcionarios y presos no es la típica de un contacto estrecho, porque llevan mascarilla, se han hecho pruebas a los funcionarios, si bien hacerlas es competencia de la Conselleria de Sanidad y del centro sanitario correspondiente, no de Instituciones Penitenciarias. En todo caso, Prisiones hace sus estudios de contacto para controlar los posibles contagios.