La impactante imagen de la nueva normalidad del teatro

Las medidas por la pandemia hacen sus estragos en los patios de butacas, que quedan reducidos a los huesos

Parece que el mundo del teatro se niega a que la nueva normalidad se note sobre los escenarios. Solo una representación fiel de lo que vivimos hoy sería aceptada encima de las tablas, pero no el guardar la distancia por exigencias del guión sanitario. Si los futbolistas y demás pueden abrazarse en los córneres, los actores tienen el mismo derecho a rozarse, besarse y chocarse delante de su público. Por lo que no parece que esto se vaya a ver afectado. Otro cantar es lo que veremos en los patios de butacas.

La distancia entre sillas o las reducciones de aforo pueden dejar las gradas en los huesos. Así se ha podido comprobar a través de las redes sociales del Berliner Ensemble. Una fotografía que habitualmente sería digna de una remodelación de cualquier teatro, pero que hoy se convierte en la norma. En ella podemos ver asientos individuales y dobles para cohabitantes. El metro y medio que regula las normas alemanas en esto del coronavirus ha llevado al teatro a reducir la capacidad de su aforo de 700 a 200 espectadores, resultando una platea semidesnuda.

Medida que en las redes se ha viralizado y ha provocado reacciones de todos los colores. De el “absurdo”, “surrealista” o “desgarrador” a los aplausos de otros, que, no sin humor, celebran tener “más espacio para estirar las piernas”, “para los usuarios de sillas de ruedas” o para tener una “mejor visión”.