Broadway olvida las acusaciones nunca probadas contra Dustin Hoffman

El actor protagonizará «Our Town», el clásico de Thornton Wilder

El actor estadounidense Dustin Hoffman en una imagen del Festival Internacional de Cine de San Sebastián
El actor estadounidense Dustin Hoffman en una imagen del Festival Internacional de Cine de San SebastiánJavier EtxezarretaEFE

Dustin Hoffman vuelve a Broadway. Vuelve a ponerse delante del público después de que hace apenas tres años su carrera estuviera cerca de saltar por la azotea. Anuncia que protagonizará «Our Town», el clásico de Thornton Wilder. A los mandos un veterano de la escena teatral, Bartlett Sher. Como recuerdan en los mentideros de Broadway, para encontrar a Hoffman en un teatro neoyorquino toca remontarse 31 años. Hasta 1989. Cuando actuó en el papel del avaro e inmortal Shylock en «El mercader de Venecia». Hoy es dudoso que la genialidad de Shakespeare pudiera estrenarse sin dinamita o protestas.

En el caso de Hoffman, para que pueda estrenar primero tendrá que vencer al coronavirus, que provocó el apagón de todos los focos y el cierre de los teatros desde finales de marzo. Hace apenas dos días que los responsables de Broadway anunciaban que devolverán el importe de las entradas para cualquier espectáculo programado antes del 4 de enero. Suponiendo que a principios de ese mes la vida teatral, la vida misma, haya logrado regresar a los cada vez más olvidados días de vino y rosas. Cuando meter a varios cientos de personas en un local cerrado no olía a sentencia de muerte o, cuando menos, crimen de lesa humanidad.

La última vez que «Our Town», firmada en 1938, fue representada en Broadway fue en 2002, con un Paul Newman en la cumbre, crepuscular pero imbatible, de sus poderes interpretativos. Gira alrededor de la peripecia de unos vecinos de un pueblo en la costa del noreste de Estados Unidos.

También está por ver que los amigos de la mordaza no exijan la cabeza de Hoffman, o la de los productores. Recuerden que el actor fue acusado por Cori Thomas, amiga de la hija de Hoffman, de exhibirse desnudo cuando ella tenía 16 años y él 40, en 1973. El actor negó las acusaciones. Sostuvo que resulta contrario a los postulados mismos de la democracia liberal que alguien le obligue a probar su inocencia. Anna Graham Hunter, becaria de 17 en el plató de «Muerte de un viajante», también habló en contra.

Fue sonada la polémica con el presentador de la HBO John Oliver, que en un panel que moderó en el festival de Tribeca comentó que el asunto «estaba en el aire». «¿En el aire?», respondió Hoffman. «A partir de algunas cosas que has leído estás haciendo una suposición increíble sobre mí». Oliver le respondió que «esa es la clase de respuesta que me molesta [porque sí] refleja quién eras. Si no has presentado ninguna prueba que demuestre que no sucedió, entonces [habrá que concluir que] hubo un período de tiempo durante el cual te volviste loco con las mujeres». Ya saben: de la ordalía o juicio de Dios nadie regresa vivo.