Vanesa Martín: “Tengo un contrato fatal con la vida”

La artista publica “Siete veces sí”, un disco que no estaba previsto pero que surgió del confinamiento

MADRID, 22/10/2020.- La cantante Vanesa Martín durante la entrevista con EFE en Madrid, en la que ha hablado de su nuevo disco, el séptimo álbum de estudio de su carrera, "Siete veces sí" (Warner Music), que será publicado mañana. EFE/Luca Piergiovanni
MADRID, 22/10/2020.- La cantante Vanesa Martín durante la entrevista con EFE en Madrid, en la que ha hablado de su nuevo disco, el séptimo álbum de estudio de su carrera, "Siete veces sí" (Warner Music), que será publicado mañana. EFE/Luca PiergiovanniLuca PiergiovanniEFE

Iba a ser un año de vagabundaje, de levantar la mirada y buscar historias que sirvan de combustible para las canciones del futuro. Las que iban a salir en 2021 en un disco que Vanesa Martín no ha podido contener. Antes de lo previsto, publica este viernes 23 de octubre “Siete veces sí”, un álbum compuesto en el confinamiento, cargado de sentimientos, y que piensa salir a tocar “como sea”, en el formato que se pueda. Aunque no estaba previsto, la malagueña lanza sus nuevas canciones.

-¿Por qué parece un disco tan a flor de piel?

-La mitad de él está escrito en pleno confinamiento, es decir, conmigo misma hasta el extremo. Este año debía haber sido el de una gira en EEUU que tenía cerrada, una estancia en Miami, México, Argentina, Puerto Rico... componiendo para otros y viajando. Y, de repente, cuando se cruza la pandemia, pues me encerré en casa como todo el mundo y empecé a escribir y escribir y a arreglar el disco con junto a los también músicos y productores malagueños José Marín y Tony Romero. Y he coproducido el disco con ellos. La emoción está a flor de piel.

-Usted ha sido la única del mundo que ha conseguido sacarle partido a este año.

-(Risas) Hombre, no, yo creo quien habrá quien haya podido. Pero es que, quitando la incertidumbre y la pena de las personas mayores y la soledad de la enfermedad y eso, la verdad es que a mi me ha servido y me ha hecho bien, porque he disfrutado de mi casa, de mis perros, y he recuperado mi afición culinaria. Mi recetario ha crecido mucho, y he disfrutado de leer y ver series. Mi cabeza ha descansado. Y he aprendido a estar aquí y ahora.

-Tomamos conciencia de lo pequeños que somos.

-Nos creemos que somos invencibles y mucha cosa y somos vulnerables. Pero es cierto que tenemos una enorme capacidad de resistencia, nos readaptamos y reinventamos. Pero hay que disfrutar de lo que de verdad importa

-¿Cuál es el material de las canciones? ¿Hablan de recuerdos?

-Un poco de todo: hay viaje interior, mucha introspección, aceptación... e historias. Pero en mitad del confinamiento tiras de recuerdos. Por ejemplo, “Despedida y cierre” parte de una imagen que veo en la calle de Dubñín, de una relación tóxica que me atrapa y me hago mi película y sale la canción.

-Le dice en el disco “siete veces sí” a la música.

-Siete veces sí a la música, a subirme cada noche al escenario, siete veces sí a mi familia, siete veces sí defiendo el amor con total libertad, siete veces sí a la vida en su máxima expresión.

-¿Nunca ha dejado de creer en la música?

-Nunca. Porque no he tenido expectativas y por eso nunca me he sentido frustrada. De eso me doy cuenta ahora. Pero yo no sabía que no tenía expectativas. Quería grabar un disco, hacer mis canciones. Pero no pretendía hacer una gira internacional o tocar en América, o grabar “La Voz”. La vida me ha ido regalando mucho más de lo que esperaba. Y bueno, al ir poco a poco, he agarrado lo que me venía, agradeciéndolo y disfrutándolo. He aprendido a valorar hasta las cosas que o salen. Como decía mi abuela: “Si no está para ti, no está para ti. Ya vendrá otra cosa”.

-¿Tiene un “contrato fatal con una musa” como dice su canción?

-Me alegra que te haya gustado la frase. A los que escribimos y necesitamos vivir, necesitamos las miserias también y eso te alimenta. Vas de la luz a la oscuridad. Yo tengo un contrato fatal con la vida, que es la mayor musa. Hay que vivirlo todo, que de ahí se aprende.