Crítica de “Los Croods: una nueva era”: trogloditas, y a mucha honra ★★★✩✩

Los Croods: Una nueva era
UNIVERSAL
18/12/2020
Los Croods: Una nueva era UNIVERSAL 18/12/2020Servicio Ilustrado (Automático) UNIVERSAL

Director: Joel Crawford. Guion: Kevin Hageman, D. Hageman, P. Fisher, B. Logan (Historia: Kirk De Micco , Chris Sanders). Música: Mark Mothersbaugh. EE.UU, 2020. Duración: 95 min. Animación.

DreamWorks vuelve también a casa por Navidad aunque esta sea para salir corriendo, y, tras pensarlo mucho, además por la puerta grande, es decir, en las salas de cine. Con Pixar y la notable «Soul» «encerrados» en las pantallas de los televisores, bien podrían decir que la animación de alta gama en la cartelera este año sí que les pertenece. Y regresan con la segunda entrega de la brutota familia prehistórica más famosa de todos los tiempos, «Los Croods», formada por la fornida e inquieta Eep, su garrulo padre Grug, la comprensiva mamá Ugga, el rarito Thunk, la abuela calva y Sandi, que más parece un bicho suelto peligroso que un inocente bebé. Mientras se desarrolla una historia de apasionado amor adolescente, se ven obligados a partir en busca de un nuevo lugar donde vivir y a explorar el mundo hasta que se topen con un sitio que puedan llamar hogar.

Pero cuando encuentran un paraíso amurallado también descubren que ya hay otro clan dentro, unos tipos sofisticados, inventivos, modernos, a los que se les nota que van un paso por delante que los Croods en la escala evolutiva. O sea, que los roces y las tensiones no tardan en aparecer. Una nueva amenaza, sin embargo, los une para luchar juntos contra ella. La película posee un ritmo muy ágil y el aspecto visual resulta, de nuevo, súper potente. Algún gag que otro, por contra, no está a la altura, aunque han incluido alguno subidito de tono que el espectador adulto agradece, pero esta historia suavemente empoderada desde el punto de vista femenino (atentos a los abdominales de la anciana) con el trasfondo, otra vez, de las migraciones, lo caprichoso de las fronteras y el poder del grupo, resulta entretenida y vuelve a ratificarnos que, en el fondo, continuamos siendo unos trogloditas de cuidado. A pesar del iPhone, o por él.

Lo mejor
Se trata de una historia ágil, visualmente potente y con personajes que caen muy bien
Lo peor
Algún gag no consigue estar a la altura de otros como el de los abdominales de la abuela...