Disney+ advierte que los Teleñecos contienen “maltrato de personas o culturas”

La plataforma explica que episodios antiguos de esta serie contienen algunas escenas que podrían tener “un impacto dañino”

Parecía que lo habíamos visto u oído todo cuando, hace unas semanas, Disney+ decidió eliminar “Peter Pan” o “Los aristogatos” de los catálogos de algunos niños por ser películas racistas. Numerosos padres se quejaron al ver cómo en los perfiles de sus hijos menores de 7 años algunas de las cintas clásicas del universo mágico estaban prohibidas. Por reflejar “estereotipos raciales”, justificaba Disney+, alegando que, por ejemplo, en “Dumbo”, sus carismáticos cuervos “ridiculizan a los afroamericanos esclavizados en las plantaciones del sur”. Ahora, sus advertencias continúan, pues, según publica “The Guardian”, la plataforma ha agregado una nueva “advertencia de contenido”. Esta vez, en relación a “Los Teleñecos”.

Disney+ advierte que los episodios antiguos del espectáculo de la Rana Gustavo contienen “representaciones negativas y/o maltrato de personas o culturas” a lo largo de la serie. Si bien este programa fue incluido en la plataforma el 19 de febrero, un día antes ya ofrecían el aviso de exención de responsabilidad: “Estos estereotipos estaban equivocados entonces y lo están ahora. En lugar de eliminar este contenido, queremos reconocer su impacto dañino, aprender de él y generar conversaciones para crear un futuro más inclusivo”, incluye el mensaje.

“Los Teleñecos”, creado por Jim Henson, se produjo entre 1976 y 1981. Su éxito fue tal que incluyó en algunos de sus episodios a grandes estrellas de la época, como Steve Martin, Johnny Cash, Peter Sellers o Kenny Rogers. Ahora, Disney+ apunta que en la quinta temporada, emitida en 1980, hay algo ofensivo, justamente, cuando aparece Cash: aparece frente a una bandera confederada, que tiene una asociación con la supremacía blanca. También la ocasión que apareció Sellers, en un episodio de 1978, está “censurada”: el comediante aparece en una multitud de trajes nacionales caricaturizados como parte de una actuación de “It’s a small world after all”.

“En lugar de eliminar este contenido, vemos una oportunidad para iniciar una conversación y un diálogo abierto sobre la historia que nos afecta a todos”, explica la compañía, que, publica “The Guardian”, ha contratado asesores externos para evaluar el contenido. Además, ha optado por reconocer y contextualizar el material ofensivo, al tiempo que lleva programas y películas clásicas a una audiencia moderna.