Cine

José Antonio Félez: “Premios como los Forqué ayudan mucho a las películas más pequeñas”

El productor recibirá esta noche la Medalla de Oro de los Premios Forqué en una gala que, con “El buen patrón” y “Hierro” como favoritas”, será un homenaje a la época de los ochenta

El productor José Antonio Félez recibirá la Medalla de Honor de los Premios Forqué
El productor José Antonio Félez recibirá la Medalla de Honor de los Premios Forqué FOTO: PREMIOS FORQUÉ

Vuelve la temporada de premios. Y lo hace a lo grande. La 27ª. Edición de los Premios Forqué, que se celebra esta noche en el recinto IFEMA de Madrid, será la primera de las fiestas del cine patrio en un calendario que continuará con los Premios Feroz y tendrá su última fecha en los Premios Goya, el próximo 12 de febrero. Los galardones de EGEDA, del gremio de productores, para que nos entendamos, se entregarán como Elena S. Sánchez y Marta Hazas como maestras de ceremonias y con “El buen patrón” y “Hierro” como las grandes favoritas en las categorías de cine y series, respectivamente. Antes de la gala, eso sí, ya hay un premio con dueño: la Medalla de Oro de los Premios Forqué, como homenaje a toda su carrera, será para el productor José Antonio Félez.

Conocido en la industria por estar detrás de éxitos de crítica y público como “El bola” o “La isla mínima”, Félez recibe el premio en plena actividad laboral y lo recogerá esta noche de manos del presidente de la asociación, Enrique Cerezo. La gala, que promete ser un “homenaje a los ochenta”, contará con actuaciones de Alaska, Mikel Erentxun, Los Secretos, Gurruchaga y Ana Guerra, repitiendo en esta ceremonia. Antes de que comience el baile, que podrá seguirse en RTVEPlay en directo desde las 22:00h de la noche, y luego en diferido en La1, Félez habló con LA RAZÓN para valorar su premio de honor.

"La isla mínima", una de las producciones más importantes de Félez
"La isla mínima", una de las producciones más importantes de Félez FOTO: ATRESMEDIA

-¿Cómo le comunicaron la noticia?

-Fue bastante bonito, porque me pilló trabajando. Me explicaron que me habían propuesto para el galardón y que, si lo aprobaba la junta como al final fue el caso, sería la Medalla de Oro de este año. Fue muy inesperado y me hace muchísima ilusión. No deja de ser un premio que dan los propios compañeros.

-¿Cómo es que a uno le den un premio honorífico estando todavía en activo?

-¡Y estoy muy en activo! Por una parte hace mucha ilusión, porque significa que lo que uno ya ha hecho es importante, pero por otra parece que te están enseñando la salida (ríe). No, ya en serio, es un honor y un privilegio. A mí no me echará nadie de esto, porque todavía tengo muchas ganas de seguir trabajando. No veo cerca la jubilación.

-Como productor, ¿cree que es posible que España vuelva a recuperar su tejido industrial tras la pandemia?

-Sinceramente, creo que ya estamos en niveles pre-pandémicos. De hecho, ocurrió un fenómeno curioso y es que justo después del confinamiento, hubo un tapón y muchos profesionales no estaban disponibles por tener demasiado trabajo, por así decirlo. La actividad, ahora mismo, es frenética tras un 2020 un poco horrible. La entrada de las plataformas, como agentes clave en el sector, permitió que el golpe fuera menor.

-¿Cree que sigue existiendo el “efecto premios” en la taquilla española? ¿Son relevantes los Forqué, los Feroz o los Goya para llevar gente a las salas?

-Sí, un cierto efecto tienen, pero quizá no tanto como antes. Cuando nosotros ganamos el Goya a Mejor Película con “El bola”, la multiplicación fue efectiva. Hicimos seis veces más dinero que lo que llevábamos hasta el momento. Pasamos de 100 millones de pesetas a casi 700. Por ver esa evolución, y por hablar de lo mío que es lo que conozco bien, “La isla mínima” también fue Goya a Mejor Película pero no hubo ni de cerca un efecto parecido porque la taquilla grande la habíamos hecho en el estreno, no después de los Goya. La gente ya había visto la película. Creo que ayuda a las películas que han hecho una mala taquilla, a las demás no tanto. Premios como los Forqué o los Goya ayudan mucho a las películas más pequeñas, pero está por ver cómo evoluciona ese reto tras la pandemia.

-¿Qué proyecto le dejó un mejor sabor de boca?

-Puede sonar a tópico, y probablemente lo es, pero es que cada película y cada producción ha sido bonita a su manera. He producido casi 30 películas y una serie, “La peste”, y cada una ha sido un desafío distinto. A todas las quiero y de todas aprendí algo. Quizá “AzulOscuroCasiNegro” o “¿Por qué se frotan las patitas?” fueron experiencias muy útiles y muy bonitas, pero no puedo decir solo una.

-¿Cómo ha visto la entrada de las plataformas en el sector? Usted ha trabajado con Netflix y con Movistar...

-Creo que han profesionalizado el sector, y lo agradezco, acercando niveles más altos de producción a proyectos más pequeños que nunca habrían tenido esos medios a su disposición sin ellas. Claro, ello hace que ahora todo tienda a la serialización y a la capitulación de los contenidos, pero eso no es necesariamente malo ni va en contra del concepto de autoría. En líneas generales, diría que ha sido extremadamente positivo para el audiovisual español.

-Borau, Trueba, Querejeta, Almodóvar... Y ahora Félez. ¿Qué siente al compartir lista con esos apellidos?

-Es una locura, e impone mucho, pero también es un orgullo increíble. Poco más puedo hacer que dar las gracias.

-De las nominadas de este año, ¿tiene alguna favorita?

-¡Sí! Hay una que me ha llegado especialmente, pero no te la puedo decir (ríe).