Gente

Alaska: “Prefiero ir con gente más famosa que yo, me tranquiliza”

La cantante española Alaska.
La cantante española Alaska.Eduardo Muñoz ÁlvarezEFE

Alaska es historia viva de España. No Olvido Gara, su nombre real, sino el de aquella esquina helada de Norteamérica que escogió cuando tenía 12 años, mucho antes de subirse a un escenario. Ahora, a sus 58, la artista se muestra feliz de volver a las galas que quedaron paradas por la pandemia del Covid-19 hace. Además, ha recibido el premio Mujer Inspiración Pionera del proyecto Inspiring Stories by Evax. Este año las protagonistas del libro son una ajedrecista, una profesional del deporte electrónico, una piloto de rallies, una compositora, una bombera, una surfista y una ingeniera informática. Siete mujeres, siete historias. Y desde luego, Alaska tiene la suya.

- ¿En qué cree que puede ser ejemplo? ¿De qué se siente más orgullosa Olvido Gara de lo que haya hecho?

- Si pudiese viajar en el tiempo, le daría este premio a mi yo de 14 años. Suyo es el mérito por haber decidido tomar un camino y crearse un mundo distinto al que conocía. Mi consejo es: si lo quieres, hazlo. No te digo que lo vayas a conseguir, pero no te quedes con las ganas.

- ¿Qué profesión o dedicación admira más?

- De pequeña quería ser astronauta porque viví la llegada del hombre a la Luna en el 68, pero hoy mis ídolas son las arqueólogas, paleontólogas y primatólogas. Si volviese a nacer, estudiaría Biología y Arqueología porque me interesa mucho la evolución de la especie.

- Acaba de lanzar «Existencialismo pop» con Fangoria y al lado de su inseparable Nacho Canut. Era más fácil en los 80, que estaba todo por relizar. ¿En qué se inspiran hoy?

- No me parece el planteamiento correcto hacer algo para romper moldes. Tienes que hacer lo que quieres; si rompes moldes, platos o escenarios, es una consecuencia posterior. La inspiración no se pierde nunca... Si cuando tenía 5 años me fascinaba «Star Trek», hoy es «Stranger Things» o «American Horror». El mundo es una constante de referencias que te inspiran para concebir cosas.

La cantante del grupo Fangoria, Alaska
La cantante del grupo Fangoria, AlaskaRodrigo JiménezEFE

-¿El secreto de Fangoria para seguir hoy en día siendo un grupo moderno es que siempre han hecho lo que les ha dado la gana?

- Es lo que hicimos desde pequeñitos aunque todo eso tenga consecuencias, y no pasa nada. Lo que no es lícito es que hagas lo que te da la gana y luego te quejes por las consecuencias, porque eso sería una incongruencia.

- ¿Esa pasión por la vida la ha aprendido o le ha brotado sola?

- No soy una persona especialmente vital en ese sentido. Teniendo a mi lado a mi madre y a Mario me considero bastante «apagaíta».

- Acaba de celebrar 10 años de matrimonio con Vaquerizo. Deme un titular como balance de su relación.

- Diez desde el matrimonio civil, un trámite que hace mucha ilusión, pero nosotros llevamos 22 desde el primer beso. El balance es ganas, muchas ganas todavía de todo.

- Lleva más de 30 años como icono de la música mientras a Mario lo conocíamos como representante de Leonor Watling y Elsa Pataky. En los últimos tiempos se ha convertido en personaje famoso imprescindible. ¿Alguna vez ha sentido celos de su popularidad?

- Nooo. Me encanta ir con gente más famosa que yo porque así estoy más tranquila, me ha pasado siempre, y Mario llama mucho la atención. No le molesta, lo disfruta. Él es como se le ve en televisión y es el mismo que te podía gestionar una entrevista con Elsa o Leonor. El Mario representante y jefe de Prensa creo que es mejor aún que el que la gente conoce como «entertainer».

- En más de una ocasión ha trabajado con José Luis Moreno. ¿Cómo se ha quedado con su detención?

- Muy sorprendida; las veces que colaboré con él siempre ha sido un caballero. Nos ha atendido estupendamente bien, así que solo puedo decir cosas buenas. Este asunto va más allá de las malas experiencias personales, lo que espero es que no sea verdad. Entre tanto, no tengo información ni opinión al respecto.

-¿Cuál es la pregunta más incómoda que le ha hecho la Prensa del corazón?

- Las preguntas incómodas no suelen venir del lado del corazón, que es un género que me divierte. Me incomoda que me engañen, que me quieran hacer una entrevista sobre literatura para meterme luego la puyita. Siempre es más peligrosa la gente que va de seria.

Los cantantes Alaska y Nacho Canut
Los cantantes Alaska y Nacho Canut David FernandezEFE

- ¿En qué lado del espectro político se sitúa? ¿Derecha o izquierda?

- No tengo una respuesta simple. Donde estoy cómoda es, como decían en «The Rocky Horror Picture Show», en un planeta que se llama Transexual Transilvania.

- ¿Tiene más amigos que votan a Vox o, por el contrario, a Podemos?

- Supongo que hay de todo, pero siendo sincera no sé lo que votan el 95 % de mis amigos. Es algo que no me preocupa.

- José Manuel Parada, creador del «Cine de barrio» que hoy presenta, dejó ir este recado: «Me hace mucha gracia: como el programa lo hace Alaska, ya es moderno».

- Tiene razón. Cuando Parada hacía «Cine de barrio» nadie hubiese dicho que era guay si lo hubiera presentado yo. Ocurre que estos son de otra generación, sin los prejuicios que defenestraban ese cine. Es un programa al que la intelectualidad nunca le brindó cariño y yo adoraré siempre a Parada como inventor de esta maravilla.

- Hace poco se le metió en el mismo saco negacionista que a Miguel Bosé, Enrique Bunbury y Victoria Abril cuando se limitó a pedir respeto por las opiniones ajenas. ¿Cree que merece el mismo respeto lo que diga un cantante que la revista «Science»?

- El problema está en preguntar a los cantantes sobre ciencia.

-¿Mira hacia atrás? ¿Se arrepiente de algo?

- No me arrepiento de nada. Hay cosas que he hecho bien y otras no, pero puedo decir que como fueron mis decisiones y mis errores, no tengo necesidad de arrepentirme.