La Biblioteca Nacional recupera un manuscrito del siglo XVI contra la presencia de las mujeres en el teatro

El texto anónimo titulado “Abusos de comedias y tragedias”, está datado entre 1580 y 1583 y apareció en una librería de viejo del condado inglés de Wiltshire

Escaleras principales de Biblioteca Nacional de España, en Madrid
Escaleras principales de Biblioteca Nacional de España, en Madrid FOTO: Ayuntamiento de Madrid

La Biblioteca Nacional de España (BNE) ha recuperado un manuscrito de finales del siglo XVI un siglo y medio después de su desaparición y que fue adquirido por un catedrático. Según ha informado la BNE, el manuscrito, un anónimo titulado Abusos de comedias y tragedias, está datado entre 1580 y 1583 y apareció en una librería de viejo del condado inglés de Wiltshire y fue adquirido, sin saber su valor ni su procedencia, por un catedrático emérito del University College of London.

El investigador Ángel María García Gómez, profesor emérito del departamento de Estudios Hispanos y Latinoamericanos del University College of London, encontró y adquirió en 1983 este documento compuesto por 12 folios sin numerar en un único cuadernillo, un texto que trataba sobre las normas morales del teatro, sobre la licitud moral de las representaciones teatrales en España.

El profesor, una vez estudiado el manuscrito, publicó en 1989 un primer artículo sobre el tema titulado “El pequeño tratado Abusos de comedias y tragedias: un manuscrito perdido. Ahora encontrado”, y en él ya identificaba el documento con el manuscrito M-41 de la Biblioteca Real.

Tomaba como referencia a Emilio Cotarelo y Mori que, en 1904 en su Bibliografía de las controversias sobre la licitud del teatro en España, señalaba que el manuscrito había formado parte de un volumen encuadernado que “contenía además otras consultas y pareceres de Universidades y teólogos del siglo XVII”, y que faltaba en la BNE desde antes de 1854.

Destaca la postura del “tratadillo” las mujeres. Quería sacarlas del teatro. Curioso en un oasis dentro de Europa, pues la “norma” continental daba todo el protagonismo a los hombres sobre las tablas, hasta en los papeles femeninos. No ocurría así en aquella España del Siglo de Oro, donde actrices como La Baltasara no solo pisaban con fuerza los escenarios, sino que también gozaban de fama fuera de ellos. «En las representaciones tomarían parte solo actores, no actrices. Como consecuencia de estas limitaciones en la composición de las compañías (y eliminada la posibilidad alternativa de que los personajes femeninos fueran encarnados por actores masculinos vestidos de mujer), solo se deberían de llevar a las tablas obras en cuyo reparto no hubiese “personajes de mujeres”: es decir, un teatro donde tanto los personajes como los que encarnan sus papeles fueran del género masculino», asegura García Gómez.

Según las informaciones recabadas por el departamento de Manuscritos e Incunables de la BNE, se puede estimar con toda probabilidad que el manuscrito salió de la biblioteca entre 1830 y 1860. Según explica la BNE, los registros históricos han permitido acotar fechas y dar pistas sobre el paradero del manuscrito. Así, en 1804, en la bibliografía Tratado histórico sobre el origen y progresos de la comedia y del histrionismo en España, de Casiano Pellicer, se cita el manuscrito y su localización en la Biblioteca Real con la signatura Est. M. Cod. 41.

Esta signatura M-41 ha facilitado su identificación en diversos inventarios de la BNE, entre ellos el primer inventario general de la colección de manuscritos redactado por el presbítero y bibliotecario mayor Francisco Antonio González, hacia 1830; y en el Índice de los manuscritos de la Biblioteca Nacional a cargo de Agustín Durán, en 1860, el volumen M-41 ya figura como falta.

Según los investigadores, el texto formaba parte de un volumen misceláneo y, tras ser revisadas en la BNE las fotografías remitidas por el investigador, en las que se aprecian los desgarros de la costura y un título que identifica perfectamente el tratado, se confirma que formaba parte de un volumen encuadernado con otras piezas.

El manuscrito ha estado en poder del profesor Ángel García Gómez hasta diciembre de 2021, fecha en que fue depositado por su propietario en el Instituto Cervantes de Londres con la finalidad de que fuera el intermediario para formalizar la restitución a la Biblioteca Nacional de España.

La devolución del manuscrito tendrá lugar en un acto celebrado hoy en la embajada de España en Londres. Recibirá el documento la directora de la BNE, Ana Santos Aramburo, con la presencia del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero.