Cultura

Reclaman 5 millones a Universal por quitar a Ana de Armas de “Yesterday”, pese a aparecer en el tráiler

Dos seguidores de la cinta de 2019 han demandado a la compañía por sentirse engañados, pues la actriz aparece en el teaser, pero no en el montaje final de la cinta

Ana de Armas
Ana de Armas FOTO: NEIL HALL EFE

En 2019 se estrenaba “Yesterday”, la película dirigida por Danny Boyle en la que se ubica al espectador en un planeta en el que nunca han existido los Beatles, salvo para Jack Malik, quien aprovecha para arrasar con las canciones que recuerda del grupo británico. Si bien en el tráiler aparecen tanto quien interpreta al protagonista, Himesh Patel, como Lily James, Ed Sheeran o Kate McKinnon, también figura un rostro que, sin embargo, luego no aparece en toda la cinta: el de Ana de Armas. Ante esto, dos seguidores estadounidenses de la actriz han decidido demandar a Universal Pictures, pues se sienten engañados al ver que la actriz aparece en el teaser, pero no en ninguna parte de la película.

Se trata de Michael Rosza, de California, y Conor Woulfe, de Maryland, quienes presentaron la demanda afirmando que fueron engañados al alquilar la cinta en Amazon Prime Video por 3,99 dólares, totalmente ignorantes de que Ana de Armas no aparecía en el montaje final de la cinta. Así, acusan a Universal de realizar un marketing engañoso, y reclaman al menos 5 millones de dólares en nombre de los consumidores afectados, según informa “Variety”.

Ana de Armas interpretaba uno de los posibles romances del protagonista, por lo que rodó varias escenas que, no obstante, más tarde fueron eliminadas. “Dado que se les prometió una película con Ana de Armas en el tráiler de ‘Yesterday’, y que lo que obtuvieron fue un filme sin rastro de la actriz, nuestros clientes no obtuvieron nada de valor a cambio de lo que pagaron”, se lee en la demanda, que describe a la intérprete como “talentosa, exitosa y famosa”.

Si bien Universal no se ha pronunciado al respecto, sí hay un caso similar anterior a esta demanda. Se trata de uno relacionado con “Drive”, la película de Ryan Gosling: el demandante alegaba que los materiales publicitarios de la cinta hacían que pareciera “una película de persecución, carrera o acción de alta velocidad al volante”, similar a “Fast and Furious”, mientras que la cinta “incluía muchos segmentos de drama interpersonal de ritmo lento”. Si bien la denuncia fue emitida en 2011, dos años después fue desestimada por un tribunal de apelación.