James Cameron rodará las secuelas de Avatar en Nueva Zelanda

La Tierra Media, hogar de elfos, enanos, orcos y dragones, volverá también de nuevo a convertirse en Pandora, el planeta de los na'vi. James Cameron ha anunciado que rodará las tres secuelas de Avatar en Nueva Zelanda. La primera de las nuevas películas se estrenará en diciembre de 2016.

Según informa The Hollywood Reporter, Twentieth Century Fox, Lightstorm Entertainment (la empresa de James Cameron) y el Gobierno de Nueva Zelanda han llegado a un acuerdo para que las tres nuevas películas de Avatar se rueden en el país.

Los pormenores de este acuerdo se desglosan en un memorándum que contempla una inversión en territorio neozelandés superior a los 410 millones de dólares. A cambio, Fox y Lightstorm obtienen importantes incentivos por parte de la administración del país que supondrían una rebaja del 25 por ciento en sus gastos (10 puntos por encima de los beneficios que Nueva Zelanda ofrece de forma ordinaria por filmar en su territorio).

Cameron ha señalado que este es un "día histórico"para la franquicia de Avatar. "Tuvimos una experiencia maravillosa aquí, haciendo la primera película, y, obviamente, el resultado de todo el talento en Nueva Zelanda habla por sí solo. Es un gran placer para nosotros retomar esa combinación ganadora", afirmó a los medios de comunicación locales.

El acuerdo contempla el gasto de al menos 412 millones de dólares durante la producción de las películas en Nueva Zelanda, incluyendo la mayoría de del rodaje y la creación de los efectos visuales. También incluye la creación de empleo para los neozelandeses, incluyendo oportunidades de trabajo en puestos cualificados. Se espera que cerca del 90 por ciento del equipo del rodaje esté formado por neozelandeses.

El acuerdo también establece que Nueva Zelanda organizará al menos un estreno oficial en la alfombra roja y que un featurette en Nueva Zelanda está incluido en las ediciones en DVD y Blu-ray de la película, labores de marketing y promoción de Nueva Zelanda y su industria cinematográfica durante el lanzamiento de las tres películas de Avatar, la transferencia del know-how tecnológico a los neozelandeses y que las infraestructuras de la producción que puedan ser utilizados para la formación de la industria en Nueva Zelanda permanezcan en el país.

Además se contempla las figuras de James Cameron y el productor Jon Landau como miembros fundadores de un nuevo consejo asesor de la industria cinematográfica, un organismo que proporcionará asesoramiento y orientación a los profesionales del sector del país. También hay un compromiso de ambas partes para hacer crecer el sector en Nueva Zelanda y para la construcción de una relación a largo plazo entre Nueva Zelanda, Lightstorm y Twentieth Century Fox.

El anuncio se enmarca dentro de la ofensiva del gobierno de Nueva Zelanda para favorecer la llegada de producciones extranjeras y convertir el país en un gran plató de cine. El primer ministro, John Key, anunció un aumento de los incentivos para la producción cinematográfica: las rebajas fiscales en la producción de cine y televisión internacional se elevan de 15 a 20 por ciento, con un 5 por ciento adicional disponible para las producciones internacionales que ofrecerán "beneficios económicos significativos"a Nueva Zelanda.