Cultura

Felices años veinte: se consumían más helados que alcohol

La Ley Seca, aprobada en 1920 en Estados Unidos, dio un gran impulso al incipiente negocio de estos dulces: “Se acabaron los días en que mi padre era borracho”, decía una canción

Un policía de la ciudad de Nueva York observa a los agentes verter licor en una alcantarilla durante el apogeo de la prohibición
Un policía de la ciudad de Nueva York observa a los agentes verter licor en una alcantarilla durante el apogeo de la prohibición FOTO: Library of Congress Wikimedia Commons

En los Estados Unidos en 1920, el Congreso aprobó la Ley Volstead o Ley Seca, que prohibía la fabricación y venta de bebidas alcohólicas. La ley casi diezmó la industria del alcohol, pero ayudó a darle un impulso al incipiente negocio de los helados.

Entre 1919 y 1929, los ingresos fiscales federales de los licores destilados se desplomaron y las pocas cervecerías que sobrevivieron hasta el final de la Prohibición en 1933 lo hicieron produciendo de todo, desde cerámica y equipo agrícola hasta queso americano, dulces y jarabe de malta. Cervecerías icónicas como Anheuser-Busch y Yuengling se dedicaron, en parte, a la producción de helados.

“A medida que los hombres buscaban alternativas a tomar una copa en el bar local, muchos comían helado con más frecuencia”, escribió la autora americana Anne Cooper Funderburg. Incluso una canción de una convención de fabricantes de helados del Pacífico en 1920 declaraba: “Se acabaron los días en que mi padre era borracho.”

Similarmente, la Liga Anti-Saloon, el cabildeo más poderoso a favor de la prohibición, comentó: “Se cree que este gran aumento en el consumo de helado se debió en gran medida al hecho de que los hombres con ansias de estimulantes recurrieron rápidamente a este refrescante y sabroso alimento”, informó el anuario de la organización en 1921. “Cuanto más helado se use, mejor será para los consumidores y los productores de leche”.

Otros factores que impulsaron el auge de estos dulces incluyeron la expansión de las fuentes de soda, mejores métodos de refrigeración e innovaciones en la producción de helados. Los dos últimos, en particular, ayudaron a llevar los postres helados al mercado nacional, con el desarrollo competitivo de nuevos productos individuales como la barra de helado cubierta de chocolate y el Popsicle.

A fines de la década de 1920 y principios de la de 1930, la industria del helado se vio afectada por un doble golpe: la Gran Depresión y la derogación de la Prohibición. Después de eso, “la Segunda Guerra Mundial, con sus cuotas de leche y azúcar, apagó aún más el entusiasmo por los helados”, escribió Gail Damerow. A pesar de esto, su producción se ha estado desarrollando y vendiendo a un ritmo popular desde entonces y esto se debe en gran parte a la Ley Seca.