Historia

El curioso origen del apellido "Ordóñez"

Este apellido cuenta con una de las historias más antiguas de las familias españolas

Variante reciente del escudo de armas del apellido Ordóñez
Variante reciente del escudo de armas del apellido OrdóñezArchivo

Históricamente se han relacionado algunos apellidos como forma de localizar a los hijos de alguien: Rodríguez, hijo de Rodrigo, Martínez, de Martín, o Benítez, de Benito. La terminación en "-ez" tiene esta peculiaridad, pero si existe un caso original y curioso ese es el de "Ordóñez", apellido que va más allá de lo mencionado. Ordóñez tiene origen medieval, e igualmente cuenta con el distintivo patronímico derivado del nombre de Ordoño, al que se le añadió el sufijo "-ez".

Pero lo interesante de su situación reside en que proviene de uno de los linajes con historia más antigua de España, teniendo sus raíces en el Principado de Asturias, y destacando por sus condiciones regias. El linaje de los Ordóñez está particularmente vinculado con el rey Ordoño I de Asturias y León, según manuscritos nobiliarios y destacados historiadores. Con esto, su ascendencia se ve precedida por figuras como Nuno Ordóñez, infante de Galicia, hijo de Ordoño I y padre de Alfonso III.

Se trata de un linaje que se origina en Zamora, y que se estableció en Madrid antes de extenderse por toda España. En Navarra, este nombre se arraiga en Peralta, así como otra rama cruza a Catalayud y luego a Portugal, abarcando por tanto mas allá de nuestro país. Es Fernando Ordóñez, nacido alrededor de 1470 en Peralta, el que figura como miembro más antiguo documentado de este linaje, y quien fue alcaide del castillo y fortaleza de su tierra, además de juez. Su bisnieto, Alonso Ordóñez Pérez de Salcedo, consolidó el reconocimiento de su linaje al ser un noble de éxito ante la corte de Navarra, en 1570.

Ordóñez es, por tanto, uno de los linajes más antiguos de nuestro país, teniendo los primeros registros de su existencia en Asturias, y que ha pasado por todo tipo de instituciones, inscripciones, fundaciones o testamentos de la Edad Media, así como ha llegado a formar parte de la nobleza o incluso ha aterrizado en América: el descubrimiento de Cristóbal Colón llevó a Hernán Sánchez Morillo a Ecuador, quien fue hijo de Francisco de Morillo y María Ordóñez Orellana.