La cocaína hace hiperactivas a las anguilas del Támesis

El aumento de consumo de cocaína en Londres ha hecho que aumente el nivel de contaminación del Támesis afectando directamente a la fauna y vegetación existente en el río

Río Támesis
Río Támesis

Científicos del King´s College de Londres han elaborado un estudio sobre la contaminación del las aguas del río que atraviesa la ciudad. Las muestras se han recogido de la estación de muestreo próxima al palacio de Westminister pone de manifiesto que la cantidad de cocaína disuelta en la orina de los ciudadanos ha aumentado exponencialmente. El resultado es que estas sustancias pasan directamente al Támesis una vez que son filtradas por el alcantarillado. Tiene un efecto directo afectan en la fauna y flora existente. Por un lado, las plantas de tratamiento no pueden filtrar la cantidad de cocaína. Por otro lado, y como resultado, las anguilas se vuelven hiperactivas debido a que esta sustancia hace que recorran el espacio más activamente.

El aumento de concentración de estas sustancias en el Támesis está relacionado con el aumento del consumo de estas sustancias. Una encuesta realizada por Gobal Drug Survey ha puesto de manifiesto que las nuevas tecnologías han hecho que aumente el consumo de las drogas. Han pasado de ser consumidas ocasionalmente los fines de semana a ser usadas diariamente, de ahí que el nivel de contaminación haya crecido. Los investigadores expusieron que "se observaron aumentos en la cafeína, la cocaína y la benzoilecgonina 24 horas después de los eventos de desbordamiento del alcantarillado".

Investigadores italianos han realizado un estudio sobre los efectos que tiene en las anguilas una exposición prolongada a este tipo de elementos. La cocaína hace que los animales, además de comportarse hiperactivamente, aumenten los niveles de la hormona del estrés, el cortisol. Los picos de esta hormona hacen que aumente el consumo de grasa. Esta capa de grasa saludable permite a los animales migrar para reproducirse. A largo plazo, y si no se reduce el nivel de cocaína, pueden verse afectados los patrones de migración y como consecuencia, tener un impacto negativo en la reproducción de las anguilas.