Las debilidades de ARCO

La Razón
La RazónLa Razón

Los números no mienten: España es el noveno mercado del arte a nivel mundial, pero su feria estelar, ARCO, difícilmente podría ser incluida entre las “top ten” del panorama internacional. Más allá del hecho significativo de que los principales estudios sobre mercado del arte en lengua inglesa que se han publicado durante los últimos años no la mencionan, hay un dato que resulta completamente revelador: las grandes galerías del momento, las llamadas “Big Box” o “top end” realizan una media de diez ferias por año; si tenemos en cuenta que ninguna de esas grandes marcas del arte -Gagosian, White Cube, David Zwirner, Haus & Wirth, Pace, etc.- se encuentran en la presente edición de ARCO, es fácil colegir que, pese a los ímprobos esfuerzos de la actual dirección, el evento madrileño se nutre fundamental de los establecimientos que engrosan el llamado “middle tier” –nivel medio- y de una –todavía excesiva- representación local.

Evidentemente, ARCO no puede hacer milagros: parte importante de la falta de atractivo que la feria tiene para muchas de las grandes galerías se debe a la escasa fidelización de clientes internacionales de las galerías españolas. De hecho, existe un desequilibrio manifiesto y exagerado entre las casi 70 galerías españolas participantes en la presente edición y el exiguo número de ellas que participan en las grandes ferias del planeta: entre cinco y diez en certámenes como Frieze y Armory Show, y entre diez y quince en Basel. Cuando la estructura de negocio de las galerías de las principales economías desvela que el 75 %

de sus ventas anuales se producen en ferias, en España las inercias continúan evidenciando el peso asfixiante de las fórmulas del pasado: más de un 50 % de las ventas se producen en el propio local, y solo un 15 % en ferias internacionales. Está claro que de esta manera no se hace mundo y que, en consecuencia, la red de contactos tejida por nuestros marchantes no alcanza como para convocar, en cada nueva edición de ARCO, a los grandes de este negocio. Difícil papeleta.