Literatura

15 libros que han sido prohibidos o censurados en la historia

Desde “¿Dónde está Wally?” hasta “Alicia en el país de las maravillas” o “Lolita”, numerosas obras han sido retiradas, criticadas, ocultadas e incluso quemadas a lo largo de los años

Ilustración para las aventuras de "Alicia en el país de las maravillas" por John Tenniel, 1865
Ilustración para las aventuras de "Alicia en el país de las maravillas" por John Tenniel, 1865Victoria and Albert Museum (nombre del dueño)

El pasado viernes se concedió el Premio Planeta en su 70 aniversario, y sus ganadores (o ganadora) no pasaron desapercibidos. Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero ganaban el galardón bajo el seudónimo Carmen Mola y por la novela “La bestia”. Un secreto que se descubrió gracias al premio, dotado con un millón de euros, y que ahora ha causado, cómo no, revuelo en redes sociales y hasta en librerías. La tienda madrileña “Mujeres & Compañía” ha decidido retirar de sus estanterías todas las obras de Carmen Mola, pues tras dicho nombre no hay una mujer, sino tres hombres. La librería ha retirado “La nena”, “La red púrpura” y “La novia gitana” porque “Mola más que los señores no lo ocupen todo”, explicaban a través de Twitter. No obstante, no ha sido la primera vez (ni será la última) que un libro se deja de mostrar en una librerías, pues, si bien los motivos han sido diferentes y, en ocasiones, estragos de la censura, a lo largo de la historia han sido muchos títulos los que se han retirado o se ha “prohibido” su lectura.

Fue el caso de “Los versos satánicos” del indio Salman Rushdie. Publicada en 1988, la obra es un intento de interpolación en el Corán descrito en la biografía que Ibn Ishaq escribió sobre Mahoma. Y no tardó en desatar una gran polémica, desde su prohibición hasta la quema en público del volumen, tanto en países musulmanes como en Inglaterra o Estados Unidos. De hecho, en febrero de 1989 se proclamó una “fatwa” en su nombre, es decir, una invitación a la población musulmana a ejecutar a todo el que esté relacionado con el libro y que, de hecho, sigue vigente.

Por su parte, “Rebelión en la granja”, de George Orwell, también fue retirado de las librerías, pero esta vez a modo de censura. En esta satírica novela, el británico realizó una fábula antitotalitarista, ocultando tras la imagen de una granja, una crítica contra el nazismo y el comunismo de la URSS. Si bien esta obra fue prohibida en Inglaterra, sí obtuvo gran acogida en Estados Unidos, publicándose en 1945. Un libro, por tanto, incómodo para la época, pues trata directamente el tema de la censura que se estaba produciendo en Inglaterra en los años en el que él intentó lanzar su obra.

Las quejas por parte de la Iglesia también han protagonizado algunos casos de este tipo. Por ejemplo, la venta de “El Código da Vinci” de Dan Brown también se prohibió, principalmente por motivos religiosos, pues se aseguraba que “atenta contra las creencias católicas y está lleno de inexactitudes históricas y teológicas”. Algo similar a lo que le ocurrió a la saga literaria de “Harry Potter”: su lectura se prohibió en la escuela católica de Nashville (Estados Unidos), por incluir “maldiciones y hechizos reales” con los que los niños “podrían invocar espíritus malignos”. Además, grupos conservadores y religiosos, ante todo, estadounidenses, también han rechazado los libros de J. K. Rowling por abrir “una puerta que mandará incontables millones de niños al infierno”.

Un caso peculiar es el del icónico libro de Martin Handford “¿Dónde está Wally?”, libro con imágenes donde el objetivo de quien curiosea por sus páginas es el de encontrar a un joven con gafas, gorro y ropa de rallas rojas y blancas. Y, sí, esta obra se prohibió en diferentes lugares de Estados Unidos, por contener dibujos de mujeres con el pecho desnudo. Así como ocurrió con “Alicia en el país de las maravillas”, de Lewis Carrol: no se podía leer en China por mostrar animales parlantes, lo que se considera algo exclusivo del ser humano y, por tanto, algo inadmisible.

También “Lolita”, de Vladimir Nabokov, ha sido motivo de controversia desde su publicación en 1955. Fue censurado en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Sudáfrica, después de que “Sunday Express” publicara en su crítica que era “el libro más sucio que había leído”. De hecho, el Ministerio del Interior británico retiró todas sus copias el mismo año de su lanzamiento, alegando que el argumento era pornográfico.

También se retiraron icónicos títulos como “Charlie y la fábrica de chocolate”, de Roald Dahl, “Las mil y una noches”, el “Diario de Ana Frank”, “Los viajes de Gulliver”, de Jonathan Swift, “Sherlock Holmes”, de Arthur Conan Doyle, “Madame Bovary”, de Gustave Flaubert, “La metamorfosis”, de Franz Kafka, o incluso “La colmena”, de Camilo José Cela. Este último, censurado durante la dictadura franquista, siendo publicada primero en Buenos Aires y más tarde en España, aunque eliminando algunos fragmentos. Todos ellos, eliminados en diferentes zonas y según sus circunstancias, pero manteniendo algo en común: ser incómodo para algunos, incorrecto o diferente.