Carmelo Ezpeleta: “Ojalá hagamos más, pero con un Mundial de diez carreras estaría contentísimo”

El máximo responsable de MotoGP explica que no hay un mínimo de GPs exigido por la Federación al darse circunstancias excepcionales y que Dorna está ayudando económicamente a los equipos

Carmelo Ezpeleta (Barcelona, 1946) afronta estos días el reto más complicado desde que está al frente de Dorna, la empresa que organiza el Mundial de MotoGP. Ni el «jefe» sabe cuándo podrán arrancar los motores, aunque reconoce que ahora la preocupación por la salud está por delante de las carreras. Ayer se canceló Le Mans que, como Jerez, no tiene nueva fecha por el momento.

–¿Cuántas horas de sueño le está robando el coronavirus?

–Normalmente no duermo mucho y estos días igual.

–¿Cuál es la situación ahora?

–Hablo diariamente con las fábricas y con los equipos, sobre todo los de MotoGP, para ver cómo están las cosas. Nos estamos preocupando de la salud económica de los equipos privados y estamos gestionando ayudas para que puedan sobrevivir los próximos tres meses. Si no hay carreras, no reciben dinero de los patrocinadores y, sin embargo, tienen que pagar las nóminas. Por eso damos una serie de ayudas para que puedan sobrevivir.

–Para evitar los ERTEs...

–Estamos intentando que los mantengan a todos. Mandamos un primer envío desde IRTA a los equipos de Moto2 y Moto3 y ahora hablamos con los de MotoGP para que nos digan sus necesidades y para poder cubrir las nóminas.

–¿Tiene una fecha en la cabeza sobre cuándo podría empezar el Mundial?

–Desgraciadamente no, ya me gustaría. Es la pregunta del billón. Iremos hablando con los Grandes Premios. Cancelado Le Mans, miraremos Mugello y Cataluña, que son los siguientes. No pospondremos nada de golpe, veremos carrera por carrera, como hicimos con Jerez. Si un día tenemos la luz verde, veremos en qué condiciones podemos hacerlo. Quizá permitan que la gente vaya del trabajo a casa, pero no a eventos masivos, o que dejen hacer carreras, pero no con público... La preocupación ahora es mantener vivos a los equipos.

–Diez carreras programadas ya en las catorce últimas semanas del calendario...

–El calendario actual se publicó para empezar en Jerez y no se ha podido. Cuando tengamos una idea clara de lo que nos viene, se pueden cambiar muchas cosas.

–¿Es logísticamente posible acabar un domingo en Argentina y estar listos el jueves siguiente en Valencia?

–Sí, se ha hecho muchas veces. Por raro que parezca, es más difícil venir de Mugello a Cataluña que ir de Termas a Valencia. Cuando estás fuera no llevas todos los camiones. Son unos contenedores que se montan en cuatro Jumbos y se envían la misma tarde de la carrera y el miércoles siguiente están en otro continente.

–¿Qué criterio se seguirá para descartar carreras?

–Dependerá de la situación de los países, de la climatología... Cuando tengamos luz verde, con la buena relación que hay en el «paddock», iremos arreglando todo para que sea lo menos malo posible.

–¿Le llaman los pilotos?

–Más que llamarnos hablamos por «WhatsApp». Los pilotos están concentrados en prepararse físicamente lo mejor que puedan dentro de sus casas. Están ansiosos. Yo les he tranquilizado, saben que no nos estresaremos más de lo previsto.

–Hará falta un test extra antes de competir...

–No creo, ya hicimos uno en Qatar y el primer test será ponerse a correr.

–En el fútbol se habla de 7.500 millones de pérdidas si no se acaba el curso...

–No hago caso a los pesimistas. Tenemos un problema mucho más gordo, que es la salud de todos. Lo nuestro es entretenimiento.

–¿Carreras a puerta cerrada?

–Dependerá de qué nos permitan. Es mejor hacer una carrera a puerta cerrada que no hacerla. Eso sí, las condiciones económicas para un promotor que no puede tener público no pueden ser las mismas.

–¿Hay casos positivos por coronavirus entre los que forman parte de MotoGP?

–Gracias a dios, todavía no.

–¿El objetivo mínimo son esas trece carreras que exige la Federación Internacional?

–Para nada. El contrato dice que hay que hacer un mínimo de trece carreras, en condiciones normales, y no es el caso. De acuerdo con la FIM haremos las que podamos, como podamos y cuando podamos. Es más, si pudiéramos tener un campeonato de diez carreras yo estaría contentísimo. Vamos a intentar dar más, pero si en estas circunstancias fuéramos capaces de hacer diez significaría que la humanidad ya está bien, que es lo más importante.

–¿Es posible que no exista la temporada 2020?

–En el peor de nuestros sueños pensamos eso. Habría que contemplarlo, pero queda tiempo. Claro que pudiera ser que no se corriera y espero que no, no por las carreras, sino por la humanidad.

–Están atrapados entre el virus y el frío del invierno...

–En Europa no podemos correr más tarde de la fecha de Valencia (27 de noviembre). Hay muchas soluciones que no las doy para no crear expectativas. Contemplamos alternativas de casi cualquier tipo.

–¿Qué es lo más duro?

–La gravedad desde el punto de vista humano. Las carreras, siendo nuestra vida, ahora están en un segundo plano.