Real Madrid: el futuro de Iker Casillas tras su retirada

El portero va a volver a la que siempre fue y será su casa, como le dijo en una cariñosa carta Florentino Pérez

Iker Casillas anuncia su retirada. En la imagen junto a Florentino Pérez.Europa PressEuropa Press

Del adiós a esos tres palos entre los que se ha convertido en una leyenda a el hola de nuevo al club que siempre fue y será su casa. El anuncio de retirada de Iker Casillas es también el primer paso de su regreso al Real Madrid, a donde llegó con nueve años y se fue veinticinco después con 725 partidos jugados y 19 títulos levantados. Un viaje increíble que sufrió un parón en julio de 2015 cuando, entre lágrimas, el «Santo» anunció su marcha camino de Oporto. Aquel día el llanto pudo más que las palabras y cada vez que intenta hablar la frase acababa en un berrinche de pena por dejar su hogar.

Ahora ha puesto final a su trayectoria en el fútbol profesional y el siguiente paso, el destino que le espera, ya con las manos desnudas de sus inseparables guantes, es el Real Madrid. Así lo decidieron hace algunas semanas tanto el portero como Florentino Pérez, aunque falta que se haga oficial y definir exactamente las labores que desempeñará. Una vez que ha aparcado su candidatura a la Federación Española de Fútbol, no hay mejor lugar para Iker que el Real Madrid ni mejor embajador o asesor del presidente para el club que Casillas. Una estrella creada en la cantera desde que entró en edad alevín, de cuyos valores transmitidos siempre presume el futbolista de Móstoles.

Atrás han quedado algunas diferencias con la presidencia, con parte del vestuario e incluso con la grada, que llegó a dividirse en dos bandos cuando Mourinho lo dejó en el banquillo. La distancia y los problemas de verdad que la vida te pone por delante han servido a todos para mirar las cosas con perspectiva y la paz está más que sellada. Sólo hay que ver el cariño con el que el Real Madrid reaccionó ayer en sus redes sociales al adiós de Iker. Una despedida a la altura de la leyenda que es el «1» en Chamartín.

El creador de la parada imposible a Perotti, aquel chaval al que sacaron de una clase del instituto para completar la convocatoria del primer equipo en Champions, va a volver a representar al club blanco, si es que alguna vez ha dejado de hacerlo. El organigrama del Bayern está lleno de ex futbolistas míticos de la entidad, con Rummenigge y Beckenbauer a la cabeza sin ir más lejos. El Ajax tiene al frente de su dirección deportiva a Overmars y Van der Sar, y el Real Madrid también sigue esta política con Florentino Pérez.

Gento sustituyó a Di Stéfano en el cargo de presidente de honor, Emilio Butragueño es el director de relaciones institucionales y Roberto Carlos o Arbeloa son habituales en la televisión del club. Raúl González es el técnico del Castilla y, seguramente, el sustituto de Zidane en el primer equipo cuando se den las circunstancias. Casillas se ha preparado estos últimos tiempos para ser un directivo en el mundo del fútbol y en el Madrid va a empezar a hacer las prácticas.

«No voy a decir adiós porque seguramente será un punto y seguido. Hasta pronto, que vaya todo fenomenal y muchas gracias», dijo Iker en el final de su discurso cuando se despidió emocionado. Ayer mismo, el presidente Florentino Pérez le escribió una carta en la que le recordaba que el Real Madrid «es y siempre será su casa». Toda una declaración de intenciones de lo que está por venir: que ambos van a trabajar otra vez juntos en el club blanco, aunque Iker ya vestirá traje en lugar de guantes y botas. «Casillas representa los valores del Real Madrid. Este club es el más querido y admirado del mundo y lo es por jugadores como él», continuaba el presidente en su cariñosa despedida, que en realidad es un recibimiento.