Maradona seguirá hospitalizado para iniciar “un tratamiento de abstinencia”

Su ex pareja, Rocio Oliva, ya recomendó hace días que fuera internado para tratar su adicción al alcohol

Diego Maradona durante su presentación como entrenador del Gimnasia y EsgrimaAGUSTIN MARCARIANREUTERS

Diego Maradona no será finalmente dado de alta y permanecerá hospitalizado para recibir un “tratamiento de abstinencia”, según ha anunciado su médico, Leopoldo Luque.

Si bien Luque manifestó a los medios “las muchas ganas de irse” del astro del fútbol, que el martes se sometió a una operación de un hematoma subdural en la cabeza, más tarde confirmó que el exjugador argentino seguirá internado en la Clínica Olivos, ubicada en el norte de Buenos Aires.

“Diego está muy bien, el posoperatorio fue muy bueno. Pero también hay una realidad. Al margen de esto, todos sabemos de Diego, vimos que él cursó algunos episodios de confusión. Lo asociamos a un cuadro de abstinencia. La idea es hacer un tratamiento de abstinencia, que creemos va a durar unos cuantos días”, aseguró el médico.

Antes del parte vespertino, Luque hizo una interconsulta con Alfredo Cahe, el médico clínico de Diego Maradona por 33 años y quien fue a la Clínica Olivos para evaluar al exfutbolista, que el pasado viernes cumplió 60 años.

"Tenemos que conversar con Diego sobre qué es lo mejor para él. Cuando reciba el alta tiene que seguir con su posoperatorio en su casa y con su familia. Los valores de los estudios médicos son óptimos y normales, pero por ahora no está prevista el alta médica”, fueron las pocas palabras de Cahe al retirarse de la clínica.

Maradona fue internado el lunes en una clínica de La Plata por anemia, deshidratación y con un "bajón anímico", pero al someterse a chequeos más detallados se le diagnosticó un hematoma subdural del que se le hizo la intervención.

El viernes pasado Maradona estuvo en el estadio del Gimnasia y Esgrima La Plata, club al que dirige, para el inicio del partido ante Patronato, de la primera jornada del nuevo torneo argentino, pero se retiró a los pocos minutos visiblemente desmejorado y con problemas de movilidad.

Su ex pareja Rocío Oliva ha venido insistiendo estos días en cuál es el verdadero motivo del mal estado de salud de Maradona: “Hay una realidad: el 9 de septiembre lo internaron por lo mismo. Son tres días de chequeos. Ahora fue por lo mismo, pero en este caso más deteriorado que antes. Aquí lo que pasa es simple: lo puedes internar tres o cuatro días y ponerlo bien. Que esté hidratado, que tenga vitaminas, pero no es la solución. Diego toma pastillas para dormir, pero su principal problema es el alcohol, es de público conocimiento. Diego sigue tomando alcohol aunque lo niegue. Hay que internarlo por su adicción al alcohol”, concluyó.