Ya hay fecha oficial para las elecciones del Barcelona

Los tres candidatos son Laporta, Font y Freixa y la gran preocupación es hacer frente a la crisis económica que atraviesa el club

Joan Laporta es el favorito en las elecciones del Barcelona
Joan Laporta es el favorito en las elecciones del BarcelonaEnric FontcubertaEFE

Las elecciones a la presidencia del Barcelona iban a ser el 24 de enero. Se adelantaron después de que Josep Maria Bartomeu dimitiera. Pero la situación por la pandemia impidió que se celebraran ese día. Los confinamientos por zonas iban a dejar a 60.000 socios sin la posibilidad de ejercer su derecho. Se retrasaron y la junta gestora se ha reunido para confirmar la nueva fecha: el Barcelona tendrá presidente el próximo 7 de marzo, día en el que habrá más facilidades, por la aprobación del voto por correo. Este se realizará a través de la red de oficinas de Correos y de sus recursos humanos y técnicos “que garantizan y hacen posible las certificaciones correspondientes” para que las votaciones puedan desarrollarse de forma “totalmente segura”. Habrá dos modalidades: la general, en la oficina de correos; y en el domicilio, para los socios mayores de 65 años que lo soliciten o que no puedan desplazarse a votar por motivos de salud. El voto por correo tendrá que solicitarse entre el 29 de enero y el 9 de febrero y los socios que lo pidan deberán comunicarlo telemáticamente al club. Las votaciones en alguna de las siete sedes (Camp-Nou Barcelona, Lleida, Girona, Tarragona, Tortosa y Andorra) serán el 7 de marzo entre las 9 y las 21:00.

Los tres candidatos son Joan Laporta, que parte como favorito, Víctor Font y Toni Freixa. El vencedor tendrá mucho trabajo por delante, sobre todo después de las últimos datos conocidos, los 1.173 millones de deuda, de los cuales 731 son a corto plazo. La situación es delicada, por mucho que el club azulgrana siga siendo el que más ingresa, según el último estudio de Deloitte, con 715,1 millones, aunque son 125 menos de los que logró la temporada pasada. Laporta admitió que el club estaba en uno de los peores momentos de su historia. Todo esto se tendrá que afrontar con el intento de renovación de Messi. El camino para aliviar la situación es reduciendo el gasto en las fichas de los futbolistas, que se llevan más del 60 por ciento del presupuesto.