Tiger Woods: golf, sexo y accidentes

Es uno de los mejores jugadores de golf de la historia, pero su vida ha estado rodeada de polémicas: mujeres y exceso de medicamentos

Tiger Woods, una vida de excesos y triunfos
Tiger Woods, una vida de excesos y triunfosPhelan M. EbenhackAP

En mayo de 2017 Tiger Woods fue encontrado durmiendo en el volante de su coche, con la cara desencajada y un cóctel de medicamentos en su cuerpo para aliviar el sufrimiento y para poder dormir. Su espalda llevaba varias temporadas siendo una tortura.“No puedo ni pegarle a la bola», decía Tiger Woods. La dependencia le llevó incluso a una clínica de desintoxicación, pero en noviembre de 2017 volvió a competir sano. «Ni rastro del dolor», decía. «Vuelvo a ser feliz», añadía. Y ni dos años ha necesitado para conquistar un major otra vez. Porque es un deportista que ha triunfado y se ha caído, ha renacido y ha vuelto a caer. Este último accidente es el último episodio de su accidentada vida.

Fue en 2009 cuando la imagen del deportista de éxito, el jugador de golf envidiable sobre la hierba y con su familia resultó no ser cierta. Sobre todo con su familia. Tenía 34 años y estaba casado con Elin Nordegren, una modelo sueca de 29 años que conoció y tenía dos hijos.

Pero se publicó que Tiger estaba teniendo una aventura con Rachel Uchitel, gerente de un club nocturno. Elin no se lo perdonó, dicen que la bronca en la casa de los Woods fue épica. El problema es que era la punta de un iceberg gigantesco, lo que abrió la puerta a los secretos de Woods. No era el marido ejemplar que parecía, ni mucho menos.

Aparecieron muchas más mujeres: .Joslyn James, actriz porno, una camarera, una vecina, la lista crecía y no se sabía cuándo iba a acabar. Los patrocinadores del Woods se erigieron en garantes de la moral y algunos decidieron quitarle su apoyo. Él dio una conferencia de Prensa pidiendo perdón y fue a una clínica por su adicción al sexo.

Se pasa 45 días ahí, hace actos de contricción y después vuelve al golf. Volvería ser el número uno, el más grande de este deporte, un jugador excepcional, hasta que la espalda le dijo basta.

Incluso de eso se recuperó y ganó de nuevo Augusta, en un día emocionante para el golf, para los aficionados y para los que creen en las segundas oportunidades.

Ahora todo el mundo espera que Tiger, después del accidente, pueda tener una oportunidad más.