Joan Barreda sueña con el podio con una clavícula rota

El castellonense, a pesar de llevar varios días lesionado y de una sanción, está a 11 minutos del líder a falta de dos etapas

Joan Barreda, en plena etapa con su Honda
Joan Barreda, en plena etapa con su Honda FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Joan Barreda terminó pletórico la antepenúltima etapa del Dakar 2022. Había acabado tercero, el hasta ahora líder, Kevin Benavides, lloraba desconsolado su abandono por una rotura de motor, y resultaba que el español, a sólo dos días del final, tenía opciones incluso de conseguir ese triunfo tan merecido y que siempre se le ha negado. Pero tratándose del Dakar y del castellonense no podía ser todo tan perfecto. Así que unas horas más tarde de cruzar la meta supo que le ponían cuatro minutos de sanción por haber superado la velocidad permitida en un punto concreto. Podría ser una estrategia del propio Joan, para evitar salir hoy abriendo pista, con lo que podía dar por buena esa pérdida de tiempo y recuperarla. Pero también se anunció que el radar le había pillado en el tramo de enlace, así que la sanción no le permitía cambiar el orden de salida de la penúltima jornada.

Es decir, no muy buenas noticias para el de Honda, que con esos cuatro minutos extra ya no podía estar tan contento de su gran actuación. Se queda a 10:47 del líder, que es Van Beveren, y con un día hoy muy complicado en cuanto a navegación, con más de 300 kilómetros de especial cronometrada. Nunca había estado tan cerca del final en mejor posición para, al menos, subirse al podio por primera vez en un rally que parece que no le quiere. «Lo intentaremos hacer lo mejor posible. Seguro que vienen por detrás pilotos más rápidos. Abrir pista será complicado, pero igualmente hay que estar satisfecho. Estos días son difíciles y hay que intentar salvarlos y no perder demasiado tiempo», confesaba dolorido por esa lesión en la clavícula izquierda que le acompaña desde hace unos días. Sufrió una dura caída que hacía temer su abandono, pero ahí sigue, en carrera y esperando que la locura en la que se ha convertido la general de motos le sonría por fin.... Es su Dakar número doce, ya le toca.