Nuevo golpe a la fortuna de Abramovich: investigan sus movimientos “secretos” en Jersey

La Isla de Jersey abre una investigación sobre el origen de la fortuna del magnate y los movimientos para poner sus empresas en manos de fideicomisos para sortear las sanciones impuesta por la guerra de Ucrania

Roman Abramovich junto a David Davidovich
Roman Abramovich junto a David Davidovich FOTO: Reuters/Independent larazon

Las autoridades de Jersey, un centro financiero offshore en el Canal de la Mancha, están llevando a cabo una amplia investigación preliminar sobre la riqueza del oligarca ruso Roman Abramovich en la isla, incluyendo si un socio lo ayudó a evadir las sanciones del Reino Unido, según The Wall Street Journal.

La investigación, de la que no se había informado anteriormente, también analiza cómo Abramovich adquirió compañías petroleras en la década de 1990 que lo enriquecieron en la Rusia postsoviética, según fuentes cercanas a la operación. Jersey, donde Abramovich ha estacionado una gran parte de sus activos en los últimos años, está tratando de determinar si parte de ese dinero se obtuvo de manera ilícita o si los fideicomisarios de su riqueza no siguieron las regulaciones. La investigación aún se encuentra en una etapa inicial y no ha alcanzado el nivel de una investigación formal, dijeron. Las autoridades no han acusado a nadie de irregularidades por el momento pero no se descartan detenciones por los movimientos llevados a cabo por el dueño del Chelsea para esconder gran parte de su fortuna.

En abril pasado, las autoridades de la isla de Jersey, paraíso fiscal perteneciente a la Corona británica pero independiente del Reino Unido, congelaron “activos estimados en más de 7.000 millones de dólares sospechosos de estar vinculados” a Abramovich.

También se llevaron a cabo registros de locales “sospechosos de estar relacionados con las actividades empresariales” de Abramovich, propietario del club de fútbol Chelsea, y ya sancionado en el Reino Unido por sus lazos con el Kremlin tras la invasión rusa de Ucrania.

Abramovich fue uno de los varios rusos acaudalados sancionados por el Reino Unido y la Unión Europea por la invasión rusa, y desde entonces los gobiernos han tomado medidas para confiscarles yates y otros bienes de lujo.

En un comunicado, el Departamento de Oficiales de la Ley de la Dependencia de la Corona Británica autónoma dijo que la Policía de Jersey había llevado a cabo registros en locales sospechosos de estar relacionados con las actividades empresariales de Abramovich.

El informe continúa afirmando que también están investigando conciertos en los que un socio comercial ayudó al multimillonario a tratar de evadir las sanciones que le impuso el Reino Unido. Jersey se encuentra frente a la costa de Normandía, es un país autónomo y es Reino Unidos quien le ofrece protección militar por lo que ha decidido llevar a cabo esta operación para cumplir con las duras sanciones impuestas por el gobierno Británico.

Movimientos sospechosos en Jersey

Él magnate llevó a cabo movimientos sospechosos con bienes afincados en Jersey el mismo día en el que comenzó la invasión. Según una investigación realizada por The Guardian, su yate Aquamarine y la empresa MHC cambiaron de manos el mismo día que Rusia ponía un pie en tierras ucranianas. La embarcación a motor de 50 metros está actualmente cubierta de andamios y en un hangar en dique seco en el puerto holandés de Vlissingen.

Pero lo sospechoso es que Aquamarine hasta el día de la invasión de Ucrania, pertenecía al empresario más conocido de Rusia, Roman Abramovich. El 24 de febrero, en un rápido movimiento táctico la propiedad del yate pasó de una empresa anteriormente controlada por Abramovich a un socio cercano suyo, el empresario ruso David Davidovich.

Davidovich confirmó a The Guardian que él es el propietario de Aquamarine, así como de la empresa MHC Jersey Ltd, con domicilio en Jersey, que está registrada como propietaria del yate en la base de datos marítima MarineTraffic. Ahora, todo su entramado está contra la cuerdas.

La venta del Chelsea, a la espera de Portugal

Este nuevo golpe al magante ha salido a la luz cuando acaba de ser aprobada por la Premier la venta del Chelsea. Todo esta listo para que el club pase a manos del consorcio liderado por Todd Boehly, y en el que participan Clearlake Capital, Mark Walter y Hansjoerg Wyss, tras una inversión de 5.000 millones de euros. Sin embargo, un nuevo obstáculo legal complica cerrar definitivamente la operación. La venta necesita el aval de las autoridades portuguesas, porque Roman Abramovich tiene pasaporte portugués. Los gobiernos británico y portugués están en contacto para resolver el tema, con la expectativa de que el trato pueda cerrarse en las próximas horas.

Abramovich lo adquirió por una cantidad cercana a los 200 millones de euros. Bajo su mandato, el Chelsea ha conseguido cinco de los seis títulos de Liga que ha ganado en su historia, dos Ligas de Campeones, dos Europa League, una Supercopa de Europa, cinco Copas y tres Copas de la Liga.