El sospechoso movimiento de Roman Abramovich justo el día que comenzó la invasión rusa a Ucrania

El oligarca ruso, que cuenta con información del Kremlin, cambió la propiedad de su yate Aguamarine y su empresa MHC -ligada al Chelsea- justo el 24 de febrero

Roman Abramovich junto a David Davidovich
Roman Abramovich junto a David Davidovich FOTO: Reuters/Independent larazon

El plan de Roman Abramovich para mantener sus activos a salvo ya estaba en marcha desde el mismo día en el Rusia puso un pie en tierras ucranianas. El magnate ruso convertido en uno de los protagonistas de la invasión a Ucrania, en calidad de hombre de paz, ha logrado mantener una importante parte de su patrimonio a salvo de las sanciones. Cercado por la UE, Reino Unido, Australia y Canadá, al magnate aún le quedan un sinfín de destinos en los que esconderse él mismo y parte de su inmensa fortuna.

Su extensa red de relaciones y la mediación del presidente Ucraniano Volodimir Zelenski le permitió congelar todas las sanciones previstas en Estados Unidos por su papel clave en las negociaciones de paz, además de mantener a salvo gran parte de su patrimonio en países como Rusia, Turquía y Arabia Saudí.

Según el rastro realizado por las autoridades marítimas sus dos megayates están al salvo en Turquía. El “Eclipse” se encuentra amarrado en el puerto suroeste de Marmaris, mientras el “Solaris” está en la localidad vacacional de Bodrum. También cuenta con una importante flota aérea de aviones y helicópteros que ha ido moviendo por Israel, Rusia y Arabia Saudí.

Un movimiento sospechoso

Sin embargo sus planes comenzaron incluso antes de que el Reino Unido decidiera congelar sus bienes y la UE se sumara a las sanciones contra los oligarcas rusos.

Según una investigación realizada por The Guardian, su yate Aquamarine y la empresa MHC cambiaron de manos el mismo día que comenzó la invasión rusa. La embarcación a motor de 50 metros está actualmente cubierta de andamios y en un hangar en dique seco en el puerto holandés de Vlissingen.

Pero lo sospechoso es que Aquamarine hasta el día de la invasión de Ucrania, pertenecía al empresario más conocido de Rusia, Roman Abramovich. El 24 de febrero, en un rápido movimiento táctico la propiedad del yate pasó de una empresa anteriormente controlada por Abramovich a un socio cercano suyo, el empresario ruso David Davidovich.

El Aquamarine es el quinto yate que se ha relacionado con Abramovich, quien fue sancionado por el Reino Unido y la UE por sus supuestos vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin. Su flota incluye los dos megayates que se encuentran en suelo turco y otros dos barcos más pequeños que permanecen amarrados en el Caribe. Davidovich confirmó a The Guardian que él es el propietario de Aquamarine, así como de la empresa MHC Jersey Ltd, con domicilio en Jersey, que está registrada como propietaria del yate en la base de datos marítima MarineTraffic.

“Puedo confirmar que soy el propietario de MHC Jersey Ltd y del yate Aquamarine”, dijo Davidovich en una declaración escrita. Davidovich también dijo que era el propietario mayoritario de Norma Investments, que cotiza en las Islas Vírgenes Británicas, un fondo de inversión en el que figura como único accionista el propietario de Aquamarine, MHC Jersey Ltd, según el registro público de Jersey.

The Wall Street Journal ya adelantó que que la propiedad de Norma Investments, que anteriormente estaba controlada por Abramovich, también pasó a manos de Davidovich el día que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero. Los expertos financieros ven en esta reestructuración una forma de evitar la posible congelación de algunos de sus activos.

MHC, vinculada al Chelsea

Norma Investments, que había sido nombrada como una empresa perteneciente a Abramovich en varias presentaciones públicas, había servido como vía para inversiones de capital de riesgo. MHC también reveló que Davidovich tomó el control de la empresa el mismo día que comenzó la guerra. MHC (Servicios) está registrado en el estadio Stamford Bridge del Chelsea Football Club y, aunque no está directamente conectada con el club, le brinda servicios de consultoría.

Representantes de Abramovich dijeron que el oligarca no era el beneficiario final de MHC Jersey Ltd, propietario de Aquamarine que está en reparación en Damen Shiprepair, una empresa holandesa que se especializa en la construcción y reparación de yates de lujo. Sin embargo, una fuente del astillero que prefirió mantener el anonimato aseguró que en el encargo se especificaba “el yate de Abramovich”.

Aquamarine fue construido por la firma holandesa Heesen, que lo entregó en 2021. En el momento de la construcción, la revista de lujo “Robb Report” cifró su precio en le puso un precio de 38 millones de euros. Heesen en su sitio web describe el barco como un “yate de semidesplazamiento de aluminio de crucero rápido con un diseño nítido y un atractivo envidiable”. Tiene un calado poco profundo de solo 2,15 m lo convierte en un yate de crucero versátil tanto para las bahías de aguas cristalinas de las Bahamas como para el Mediterráneo”. Puede acomodar hasta 12 personas. Según la fuente del astillero de Damen, Aquamarine fue llevado a Vlissingen para “cambios estructurales” el 16 de noviembre de 2021.

Holanda anunció el pasado miércoles que 14 yates no identificados vinculados a personas sancionadas por Rusia, 12 de los cuales aún se están construyendo, fueron incautados por las autoridades aduaneras holandesas como parte de las sanciones de la UE contra Rusia pero entre ellos no figura Aquamarine. En este caso, el plan de Abramovich para mantener sus activos lejos de las garras europeas parece que también ha funcionado.