300 palabras para un sueño

Imagen de Jerónimo «Jero» García.
Imagen de Jerónimo «Jero» García.

Aplausos ensordecedores, de esos que están a un paso de hacer saltar chispas, gritos de emoción, de carraspera, pues tu voz se fue en esta noche veraniega por los cielos del sur de Madrid. Ojos en lágrimas, unos de alegría enloquecida, otros de tristeza funesta... y los míos de emoción desmesurada. Que no estoy acostumbrado a ver combates de siglo, coño, que siempre he soñado con disputarlos yo, que me he dejado las retinas en 400 cintas del arcaico VHS, que el boxeo está siempre en la página de inicio de mi vida. Y hoy, dos valientes, dos mosqueteros, dos hambrientos de gloria, dos buscadores de tesoros, dos hombres, dos caballeros me han regalado lo que siempre he querido palpar con mis pupilas.

No me cansaré de recordar ese intercambio de cuero y de ilusiones que se vivió en esa noche. Noche bañada en sudor y lágrimas con algún resquicio sanguinolento que no embarró en ningún momento la fantástica lid que nos brindaron estos jabatos. Rubén Nieto, Nico González. Nico González, Rubén Nieto. Tanto monta, monta tanto. Que uno ganara y que otro perdiera, que uno cayera y el otro se levantara. Que uno la mano alzara y otro la lágrima derramar... No perdió ninguno, ganamos muchos.
Todos y cada uno de los que estuvimos allí, vibrando desde el primer toque de campana, llevamos al alza al verdadero ganador de esta pelea, a ese que muchas veces vilipendian, a ese que muchos insultan, a ese que asocian con los mejores valores, al único que le apodan como NOBLE y como ARTE, a ese deporte que la belleza hizo movimiento. El ganador por decisión unánime: el BOXEO.

Jerónimo "Jero"García
Boxeador y entrenador de boxeo.