MENÚ
miércoles 19 septiembre 2018
06:40
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Valverde: Caída y adiós al Tour

En la primera etapa, bajo la lluvia, le derrapó la rueda delantera en una curva y se fracturó la rótula izquierda. No puede seguir. Anoche fue operado y se pierde lo que queda de curso

  • Alejandro Valverde, después de sufrir la caída en Düsseldorf
    Alejandro Valverde, después de sufrir la caída en Düsseldorf / AP
Düsseldorf (Alemania).

Tiempo de lectura 4 min.

02 de julio de 2017. 02:09h

Comentada
Ainara Hernando.  Düsseldorf (Alemania). 1/7/2017

Las ciudades del siglo XXI se han convertido en una auténtica trampa para las bicicletas. Paradojas. En plena era de la protección al medio ambiente, de la lucha por contaminar menos, usar más transporte público y hacer más deporte, las pinturas del asfalto para las señalizaciones, los badenes y las alcantarillas están más presentes que nunca. Y si a eso se le añade la lluvia, entonces ya no es una trampa. Es toda una emboscada de la que salir vivo es ya todo un triunfo. Así pueden sentirse Contador, Aru, Bardet o Quintana aunque en los escasos 14 kilómetros hayan recibido un manotazo en la cara de Froome, que les ha castigado con más de medio minuto a cada uno. Pero todos ellos al menos pueden decir que están enteros.

De nada de eso puede presumir Valverde, ciclista muy poco acostumbrado a caerse y menos a sufrir graves roturas o lesiones. De hecho, no le sucedía desde hace 11 años, en el 2006, cuando una fuerte caída le hizo retirarse de la que era su segunda ronda gala. Desde entonces siempre ha llegado a París. Este año no será así.

Y no lo será porque en una curva a izquierdas, con el piso convertido en una pista de patinaje, a Valverde le derrapó la rueda delantera, sacó el pie del pedal pero no pudo hacer nada. Al suelo. No fue el único. Antes, medio Lotto-Jumbo había sufrido lo mismo. Groenewegen, Roglic, el ex saltador de esquí que luchaba por la victoria, también Tony Gallopin... ellos cayeron y frenaron de costado. Valverde no. La inercia le hizo chocar con violencia contra las vallas metálicas que no contaban con protección extra.

Camilla y collarín

Valverde, el ciclista más en forma del año, con sus 37 recién cumplidos, yacía en el suelo bloqueado, sin poder mover ni uno solo de sus huesos. Venía de ganar la Vuelta a Andalucía, Cataluña, la Vuelta al País Vasco, la Flecha Valona y la Lieja-Bastogne-Lieja. Y, con la humildad que le caracteriza y la simpleza como filosofía de vida, estaba dispuesto a dejarse la piel para llevar a Quintana a lo más alto del podio de los Campos Elíseos. Esa horrible caída, inevitable, sin protección en las vallas que lo rompieron, totalmente evitable, han dado al traste con su Tour y probablemente con toda su temporada.

Su equipo, el Movistar lo evacuó al hospital universitario de Düsseldorf con collarín y en camilla. Las primeras pruebas confirmaron la fractura de la rótula izquierda, de la que fue operado anoche. Además tenía cortes en la tibia y posible afectación en el tobillo. «Es una pena enorme, le mando todo mi ánimo. Medio año preparando el Tour y le pasa esto», se apenaba Alberto Contador. Y no solo esto. Valverde se tendrá que despedir de correr la Vuelta, donde iba a hacerlo con los galones de líder ante la ausencia de Quintana, que ya ha corrido el Giro, y también del Mundial de Bergen, en Noruega, donde iba a ser el capitán de la Selección.

Izagirre también a casa

«Nuestra estrategia a partir de ahora va a tener que cambiar», contaba Quintana, para quien la baja de Valverde «es difícil, es un compañero importante. Es una lástima». Quintana pierde así a su mejor aliado, el hombre que mejor le iba a acompañar tanto en carrera como fuera de ella por su temple, su experiencia, su sabiduría y su saber estar. «Aunque todavía no hemos perdido nada», se agarra el ciclista colombiano a la esperanza. En la misma fatídica curva se fue al suelo también Jon Izagirre. El ciclista vasco estrenaba en este Tour galones en el nuevo Bahrein-Merida que, con su bloque fuerte liderado por Nibali, que descansa velando armas para la Vuelta tras el Giro de Italia, le habían dejado todo el espacio para jugar en este Tour. El pequeño de los hermanos Izagirre impactó en el mismo lugar que Valverde, produciéndose, «severas contusiones lumbares y en la cadera izquierda», según informó ayer el Tour en un comunicado.

De los escasos 13 ciclistas españoles que se presentaron en la línea de salida de Düsseldorf ya sólo quedan 11. Las dos bajas, de lo más significativas. Y sólo se han pedaleado 14 kilómetros. Para la próxima vez, las vallas, mejor con protecciones.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs