Sección patrocinada por
Fútbol

Fútbol

El espíritu del Calderón

«Lealtad y esencia» era el tifo del Metropolitano ante la Juve y el equipo fue fiel a su historia y a su mejor versión en la «era Simeone». «Estamos generando un ambiente espectacular», afirma Godín.

Los jugadores rojiblancos celebran el  primer tanto del partido ante la Juve: Foto: Rubén Mondelo
Los jugadores rojiblancos celebran el primer tanto del partido ante la Juve: Foto: Rubén Mondelo larazon

«Lealtad y esencia» era el tifo del Metropolitano ante la Juve y el equipo fue fiel a su historia y a su mejor versión en la «era Simeone». «Estamos generando un ambiente espectacular», afirma Godín.

«El ambiente del Calderón es otra cosa, pero aquí estamos generando un ambiente espectacular», afirmó el capitán del Atlético, Diego Godín, después de la victoria frente a la Juventus en un partido memorable. El Metropolitano no es el Calderón. No tiene la magia de ese estadio que durante más de medio siglo concentró miles de emociones, pasiones y recuerdos que quedarán guardados para siempre en la ribera del río Manzanares. Pero la Champions tiene algo especial y con ella la nueva casa rojiblanca se llenó del espíritu del viejo campo.

Con unas gradas abarrotadas y con el cartel de no hay billetes, los cánticos, entonados desde ya antes del partido, las banderas al viento y los gritos de gol, incluidos los anulados por el VAR, fueron los protagonistas de una noche que rememoró a la de las grandes citas europeas. «Hemos vivido muchas noches de éstas en el Calderón y, poco a poco, las estamos viviendo aquí. Necesitamos partidos así», dijo Juafran. Y es que el conjunto de Simeone, con su actuación frente a la Juventus, donde consiguió anular a Cristiano Ronaldo, muy criticado por desplegar sus cincos dedos a la grada, fue puro ADN Atlético.

Trabajo, sacrificio, generosidad, buen juego y «muchos huevos», como señaló Simeone tanto en el campo como en la sala de prensa. Su Atlético recordó al equipo temido en toda Europa en temporadas anteriores.

Ese ADN rojiblanco es lo que corre por las venas de Diego Costa, que reaparecía después de su lesión. El delantero, que no podía jugar los noventa minutos como reconoció Simeone, se dejó el alma y fue una pesadilla para los defensores italianos. «Con una pierna sola podría hacer el mismo partido, es su ADN», comentó su compañero Morata.

«El Atlético de Madrid es un equipo que desde hace ocho años hace que todos sus rivales jueguen mal. Contra él hay que ser paciente, tener precisión en los pases y tener contundencia, porque es difrente al resto», señaló Allegri, técnico de la Juve.

Un conjunto diferente no sólo por su afición si no porque ante los italianos volvió a demostrar que no es necesario dominar la posesión para ganar (38 por ciento frente a 62).

«Lealtad y Esencia» se leía en el tifo que prepararon los aficionados rojiblancos a los suyos y no pudieron escoger mejor mensaje. El Atleti sacó a relucir el espiritu de ese equipo que jugó dos finales de Champions en tres años y fue fiel al mensaje del Cholo: «Si se cree y se trabaja se puede».